Actualizado
lunes, 22 julio 2019
04:13
h
URGENTE

Cogollos de Tudela

  • Image

Los cogollos de Tudela son lechugas romanas enanas, con aspecto similar al de un repollo, que tradicionalmente se cultivan en el municipio navarro de Tudela y alrededores de la ribera del Ebro. Los cogollos suelen ser tiernos, apretados, de hojas fuertes, gruesas y muy rugosas. Tienen un sabor amargo, más fuerte que el de la lechuga común. Entre sus beneficios, al ser una verdura que se suele consumir en crudo, tiene un muy bajo aporte energético, un bajo contenido en proteínas y grasas, una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra. Su temporada natural va desde el otoño a la primavera, pero se cultivan durante todo el año, al aire libre o en invernadero, y se acogollan de forma natural, sin necesidad de atarlos. Los cogollos de Tudela ocupan un lugar destacado en los menús de días festivos y de celebración. Son muchas las recetas que se pueden elaborar. Además de la que te presento, prueba con anchoas, salmón u otros pescados de tu agrado.

Elaboración

INGREDIENTES.

3 cogollos de Tudela, 6 tiras de bacon, 3 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra (AOVE), pimienta (opcional), vinagre y sal.

PREPARACIÓN.

Quitar las hojas más estropeadas, si las tuviera. Lavar con agua, bajo el grifo, y dejar escurrir. Partir cada cogollo en cuartos y colocar sobre una fuente plana.

Pelar los ajos y dorar con un poco de aceite de oliva en una sartén. Añadir el bacon en taquitos y freír.

Rociar todo sobre los cogollos con un poco de aceite, sal, pimienta y vinagre al gusto.

Servir como entrante o acompañamiento de carnes o pescado.

CONSEJOS.

No dejar los cogollos en remojo durante mucho tiempo, para evitar la pérdida de vitaminas hidrosolubles. Trocear los cogollos un poco antes de servirlos, para evitar la oxidación de las vitaminas en contacto con el aire. Gracias a su suave efecto sedante, es una buena opción para introducirlos en la cena. Utilizar aceite de oliva en crudo en los aliños mantiene todas sus propiedades.

Los cogollos son muy recomendables en las dietas por tener un alto contenido en agua y un escaso valor calórico. Durante estos días, puedes darle a tu cuerpo ingredientes naturales, con vistas a lucir un cuerpo más equilibrado de cara al resto del año. La idea no radica en tener un cuerpo bonito, que también es importante. Lo primordial es cultivar un cuerpo saludable para tener una mayor calidad de vida.