Actualizado
jueves, 20 junio 2019
14:17
h
URGENTE

Una página se cierra con los maquis de Marmolejo

Los restos de cuatro guerrilleros son inhumados en el cementerio
Ver comentarios
  • CEREMONIA. Ana Cobo, durante su intervención. A la derecha, los cuatro féretros previamente a su inhumación.
    CEREMONIA. Ana Cobo, durante su intervención. A la derecha, los cuatro féretros previamente a su inhumación.

Los restos mortales los maquis Baldomero Arévalo García y Mateo y Manuel Alcalá Cabanillas, dos hermanos de Bujalance, junto con los del casero del cortijo de la Loma Candelas, Ramón Lara Gómez, fueron inhumados en el cementerio de Santa Ana de Marmolejo. Todos ellos yacían desde enero de 1944 en una fosa común de dicho camposanto y, desde ayer, descansan en sus respectivos nichos individuales, que han sido cedidos gratuitamente a los familiares por el Ayuntamiento de Marmolejo. La inhumación se hizo coincidir con el 75 aniversario de sus muertes, ocurridas también un 8 de enero. Hubo una quinta víctima, el maquis Juan Cachinero Montoro, natural de Cardeña, que fue enterrado en su día, hace 75 años, en ese municipio cordobés. En el acto de inhumación estuvieron presentes familiares y amigos, y contó con la participación de la delegada del Gobierno andaluz en funciones, Ana Cobo; del alcalde, Manuel Lozano; de la vicepresidenta de la Diputación Provincial de Jaén, Pilar Parra, y del presidente de la Asociación Memoria Histórica de Jaén, Miguel Ángel Valdivia, entre otros.

Durante su intervención, Ana Cobo recordó: “Andalucía es pionera en materia de políticas de Memoria Histórica, con el trabajo científico y riguroso en colaboración con universidades en más de 40 fosas, la recuperación de más de 840 cuerpos en los últimos años y la elaboración de un mapa de fosas”. Además, mostró su satisfacción por que este acto cumple con una doble finalidad: “Justicia para las víctimas y reconocimiento moral para sus familiares”. “Se trata de reconocer la verdad y que haya justicia y reparación para estas personas que perdieron la vida por defender la democracia y la libertad”, subrayó.

También hizo hincapié en “la parte más humana” de este reconocimiento y se refirió a los familiares, “para los que era muy doloroso saber que su marido, padre o tío se encontraba en una fosa común y que ahora reciben una sepultura digna”. En este sentido reiteró: “No se pretende abrir ninguna herida, sino cerrar aquellas que permanecen todavía abiertas y que aún provocan un sufrimiento enorme”. Las labores de exhumación de estos cuerpos se realizaron desde noviembre de 2016 en una fosa común del cementerio de Marmolejo, en la que se confirmó la presencia de cuatro cuerpos, que corresponden a tres de los cuatro maquis muertos en el cortijo de Loma Candelas y al del casero.

El Ayuntamiento de Marmolejo solicitó en su día la realización de estas labores de exhumación, estudio antropológico e identificación genética a la Junta de Andalucía. De esta manera, la Junta colaboró en esta exhumación para la que dio una la subvención de 6.000 euros.

ACRIBILLADOS
mURIERON TRAS RENDIRSE

En la madrugada del 8 de enero 1944, veintiún efectivos de la Guardia Civil de Marmolejo, Arjona y Arjonilla, mataron a cuatro maquis que se habían escondido en el cortijo de la Loma Candelas, de Marmolejo. También mataron al casero Ramón Lara Gómez por cobijarlos. Sus cadáveres, llevados en burros, se expusieron en el Ayuntamiento y, una vez identificados, los enterraron en una fosa común. Uno de ellos, Juan Cachinero, se enterró en Cardeña.