Un residente en Puente de Génave muere en un vuelco

El percance ocurre en la vía que une la N-322 con El Tamaral

27 nov 2017 / 09:17 H.

La comarca de la Sierra de Segura perdió a uno de sus vecinos en un accidente de tráfico, una salida de vía ocurrida ayer de madrugada. El fallecido es Alberto Albarrán Gómez, de 78 años y residente en la aldea de El Tamaral, en el término de Puente de Génave. El percance se produjo en una vía de acceso a este núcleo rural desde la N-322 después de que el automóvil, un todoterreno cayera por un desnivel en una curva muy cerrada. El tramo es una cuesta arriba en una calzada bastante estrecha. En torno a las ocho de la mañana de ayer el servicio de emergencias 112 recibió la llamada de un particular que alertaba de que un turismo se encontraba volcado fuera de la calzada y con una persona en el interior del habitáculo.

Tras ello, el servicio de emergencias alertó a Guardia Civil y a los servicios médicos, que se personaron en el lugar, donde finalmente confirmaron la defunción del conductor del vehículo. Fuentes del Instituto Armado explicaron a Europa Press que el percance se produjo horas antes.

Albarrán, padre de una hija y un hijo, era natural del municipio gallego de Verín, situado en la provincia de Orense. Como muchos gallegos emigró hasta Baleares, concretamente hasta la isla de Mallorca, donde formó una familia y trabajó durante años en el sector de la hostelería. Después de su jubilación, decidió establecerse en la Península Ibérica. Después de pasar, durante un viaje, por la Sierra de Segura, se “enamoró” de la zona y acabó por adquirir una vivienda en El Tamaral, donde vivía en solitario desde hacía alrededor de dos décadas. En el municipio puenteño estaba muy bien adaptado y contaba con infinidad de amigos. De hecho, la tarde y la noche anterior al accidente la había pasado en el pueblo junto a varios amigos departiendo sus grandes conocimientos de fútbol. Gran seguidor del equipo blanco siguió desde un conocido bar el partido de Primera División entre el Real Madrid y el Málaga. Concluido el encuentro deportivo, y ya de regreso a la pequeña aldea de El Tamaral, se produ- jo el trágico desenlace.

Después de ser trasladado a la capital provincial para la preceptiva autopsia, el cadáver de Alberto Albarrán Gómez llega esta mañana hasta el tanatorio de Puente de Génave, donde se vela hasta las siete de la tarde. Se prevé que los restos mortales sean incinerados en las instalaciones. De esta manera se atiende un deseo del difunto. Por otro lado, también se respetará su petición de que las cenizas se esparcirán en las cercanías de su cortijo.

La inesperada desaparición de Alberto Albarrán, cuyo estado de salud era bastante bueno, causa pesar en la comarca. El gallego valoraba la calidad de vida que ofrece esta zona. Quienes lo trataron destacan que era una persona muy afable, que se había convertido en un ciudadano más de la comarca de la Sierra de Segura, de la que amaba tanto los paisajes y la riqueza natural como el carácter de sus gentes.