Un proyecto de “alma” compartida

El Ayuntamiento de Arquillos y Edad Dorada impulsan un centro para discapacitados

10 mar 2022 / 23:15 H.
Ver comentarios

Dos personas que estaban destinadas a encontrarse. Un proyecto pionero en la comarca de El Condado que aportará su granito de arena para hacer de esta sociedad herida de maniqueísmos e individualidades un mundo más integrador, más amable y más justo. En enero, el alcalde de Arquillos, Miguel Ángel Manrique, anunció que la Asociación Edad Dorada-Mensajeros de la Paz, presidida por Julio Millán Medina y que atesora una contrastada trayectoria en lo que a atención a personas dependientes se refiere, gestionará el futuro centro de personas con discapacidad del municipio, uno de los proyectos más importantes del equipo de Gobierno arquillero en este mandato 2019-2023. El pleno de Arquillos aprobó, por unanimidad, la concesión de las instalaciones al colectivo por un periodo inicial de 5 años, pero prorrogable durante otros 20.

Se han invertido más de 400.000 euros, procedentes de fondos europeos, en la construcción del centro, a los que hay que sumar los 165.117 aportados por la Diputación de Jaén para su equipamiento, los 69.785,21 euros consignados por la Junta de Andalucía para el acceso a la unidad, y los 31.687.50 del Ayuntamiento para la redacción del proyecto. En total, 668.589 euros que dotarán al municipio de unas dependencias que cuenta con 22 plazas, de las que 15 son concertadas. En definitiva, un proyecto con “alma” cuyos dos impulsores, Miguel Ángel Manrique y Julio Millán, analizaron en una íntima conversación que acogió la Sala 80 Aniversario de Diario JAÉN.

<i>Miguel Ángel Manrique, alcalde de Arquillos, y Julio Millán, presidente de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz Andalucía.</i>
Miguel Ángel Manrique, alcalde de Arquillos, y Julio Millán, presidente de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz Andalucía.

Miguel Ángel Manrique, alcalde de Arquillos

“Esta iniciativa supondrá un antes y un después en nuestra comarca”

“Habían pasado muchas empresas por el centro y ninguna apostó de la forma en la que vosotros lo hicisteis desde el primer momento. Gracias por venir a Arquillos aquella mañana. Lo nuestro fue enamoramiento de quinceañeros”. El alcalde de Arquillos, Miguel Ángel Manrique, agradeció así al presidente de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz, Julio Millán, su apuesta por el futuro centro para personas discapacitadas del municipio, que tendrá un nombre muy especial para el alcalde: Alma. “Yo tengo un niño que se llama Miguel, y me hubiese gustado tener también una niña. Si la hubiera tenido, se habría llamado Alma”. Y, no en vano, la residencia será la niña mimada de Manrique, unas instalaciones que, aunque por fuera “no son muy agraciadas”, por dentro “son muy bonitas, con mucha iluminación y con mucha alma. El proyecto dará luz a mucha gente”. Allí estarán como en casa los futuros usuarios, gente “que tiene valores muy distintos a los nuestros y que nos da lecciones al resto en valores humanos”. Además, un Manrique ambicioso e ilusionado avanzó una fructífera relación con Edad Dorada. “Este proyecto será un antes y un después en la comarca, dará lugar a otros muchos proyectos como el taller ocupacional, que impulsaremos durante este año. Esto no ha hecho más que empezar”.

Julio Millán, presidente de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz Andalucía

“Daremos a los usuarios lo mejor de nosotros: mucho cariño y ternura”

“En la vida hay cosas que surgen sin que sepamos el porqué, los que creemos en Dios decimos que es porque Dios quiere, y otros hablan de casualidad. Yo pienso que Dios va tejiendo los hilos de un tapiz, y yo con el alcalde de Arquillos encontré ese tapiz. Él y yo somos el hilo que está tejiendo algo único”. El presidente de Edad Dorada-Mensajeros de la Paz, Julio Millán Medina, se mostró “muy contento” de poder iniciar el proyecto del centro para personas discapacitadas en Arquillos de la mano del máximo responsable político del municipio de El Condado. “Cuando dos corazones suenan y están en sintonía, programan cosas en común que merecen la pena por la gente, y si encima un periódico como Diario JAÉN sirve de enlace, mucho mejor”, añadió. Millán huyó del uso de la palabra “discapacitado” para referirse a los futuros usuarios que ocupen el centro. “Es gente que demanda mucho cariño y ternura, que tienen capacidades diferentes, y a las que les vamos a dar lo mejor de nosotros y una residencia que sea su casa para que puedan expresar lo mejor que llevan dentro de sí”. Por ello, expresó un “gracias inmenso” a Manrique, junto al que auguró que le queda por recorrer un largo camino: “Somos compañeros en el camino de la vida y esta experiencia nos va a unir mucho más de aquí en adelante”.



Provincia