URGENTE

Un calendario con 719 años

Siete usuarios de ayuda a domicilio de Clece, con más de un siglo de vida, reciben un emotivo homenaje

Consuelo Fuentes Aranda, de Santiago de Calatrava, con 110 años, y fallecida el 23 de septiembre de 2016, coqueta hasta el fin de sus días, fue la más longeva de las protagonistas del calendario de 2017 elaborado por Clece, una idea con la que la empresa de servicios sociales quiso rendir un homenaje a un grupo de usuarios de sus instalaciones, con muchísima vida a sus espaldas, tanta que, en el momento que los reunieron para una foto histórica, sumaron 719 años. A todos se les entregó la orla que acredita que forman parte de la Promoción Centenaria, que así fue bautizada esta reunión con gran cariño.

Con la desaparecida Consuelo posó también Antonio Castillo Hidalgo, con 104 años y de Porcuna. Cuando era joven, como si del protagonista de una novela rosa se tratara, cabalgaba a lomos de su caballo una hora y media para ver a su novia que, posteriormente, fue su mujer durante 70 años. Fue combatiente en la guerra y es un enamorado de la copla. En el día de su cumpleaños, Clece le regaló una actuación en su propia casa.

Otro de los centenarios, Francisco Cabrera Ruiz, de Los Villares, tiene 102 años, y aún tiene fuerzas para el cante, su gran pasión. El día de su cumpleaños, se emocionó al ver su cara en la tarta que le regalaron. Juliana Valdivia Ramos, de Noalejo, que suma un siglo y dos años en el mundo, sabe lo que es trabajar desde que era una chiquilla y, de natural mañoso, fue capaz de hacer ganchillo hasta los 90. Prueba de su fortaleza es que es capaz de salir a pasear. Ya es tatarabuela. Otra de las enteramente jóvenes del calendario es Victoria Moral Rubio, torrecampeña de 101 años. Cuando le pusieron el birrete y la beca para la foto, su cara cambió y sacó su parte más coqueta. Sus hijos, su pasión, la cuidan con gran dedicación. Gabriel Alcántara Moral, de Lahiguera, tiene 100 años, y, a diario, sube y baja las escaleras de su piso para salir a la calle. Tenía un deseo, que era besar el Santo Rostro de la Catedral de Jaén, una ilusión que fue posible gracias a la complicidad del deán Francisco Juan Martínez Rojas, durante los actos de la Semana del Mayor. Isabel Vílchez Galán, a sus 100 años, todavía conserva su fuerte carácter, mucha personalidad que también se caracteriza por un espíritu cariñoso. Una de sus mayores ilusiones es acudir al centro de día. Todos, además de protagonizar esta iniciativa, destacan por ser personas humildes, trabajadoras, sencillas y luchadoras, un ejemplo de vida. El homenaje surgió en torno al 26 de septiembre de 2016, en forma de reconocer a los centenarios y el resto de usuarios que presta servicio Clece, gracias al convenio con la Diputación Provincial. En el emotivo acto, la diputada de Bienestar Social, María Eugenia Valdivielso Zarrías, y el gerente de Clece, David Cobo Padilla, entregaron a los protagonistas, acompañados de sus familiares, una beca y la orla de esta singular promoción.