Un acuerdo para que Arquillos tenga, al fin, polígono industrial

El Ayuntamiento apoya el proyecto, con 16.268 metros cuadrados para naves

11 feb 2019 / 16:06 H.

Arquillos, un municipio de unos 1.800 vecinos, podrá tener pronto, si no surgen contratiempos, un polígono industrial propio. Una reunión entre el dueño del suelo, el empresario Antonio Burgos, y el alcalde, Miguel Ángel Manrique, permitió alcanzar un principio de acuerdo que desbloquea la situación y acelera el proceso de construcción.

La iniciativa plantea una superficie total de 38.348 metros cuadrados, de los cuales 16.268 estarán destinados para naves. El resto se repartirá entre acerados, calles y zonas verdes. Una de las bazas para la puesta en marcha de la iniciativa es su estratégica ubicación, muy cerca del casco urbano y justo en la intersección entre las carreteras autonómicas A-301 y A-312.

Manrique muestra la predisposición municipal en colaborar al máximo, de manera que, para esta semana, se ha concertado una entrevista con técnicos de la Diputación. Uno de los objetivos es darle un encaje definitivo en el Plan General de Ordenación Urbana, documento en el que ya estaba contemplado. De hecho, según detalla el alcalde, el promotor de la idea adquirió hace años los terrenos y arrancó los olivos que crecían en ellos, aunque la irrupción de la crisis hizo que finalmente la iniciativa se paralizara.

“Somos la puerta de acceso a El Condado y este polígono es fundamental para la economía de Arquillos y del conjunto de la comarca”, manifiesta el responsable municipal. De hecho, destaca que las conexiones por carretera permiten llegar en poco tiempo a municipios como Úbeda, Linares y La Carolina y las distincias no resultan excesivas para alcanzar, por ejemplo, Jaén, Granada, Almería o Madrid. El munícipe arquillero apunta que, desde hace tiempo, llegan al Ayuntamiento peticiones de suelo industrial o naves ya construidas por parte de negocios locales. Señala que el polígono, que todavía carece de nombre, atenderá la demanda y posibilitará que otras compañías se trasladen y superen las limitaciones de espacio que arrastran actualmente. Manrique resalta que la falta de un lugar idóneo hizo que algunas iniciativas se establecieran en otros pueblos. “Esperemos que todo salga bien porque la apertura del polígono será un gran impulso”, concluye el político.