Actualizado
martes, 16 julio 2019
11:02
h
URGENTE
  • INFRAESTRUCTURAS. Miguel García, Antonia Olivares, Catalina Madueño y Alejandro Alonso, tras la firma.
    INFRAESTRUCTURAS. Miguel García, Antonia Olivares, Catalina Madueño y Alejandro Alonso, tras la firma.

La sala de comisiones del Ayuntamiento acogió la firma del convenio entre la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa y la Comunidad de Regantes de las Vegas Altas del Guadalquivir, sector IX, para la modernización de sus regadíos. En la firma estuvieron presentes la alcaldesa de la ciudad, Antonia Olivares; la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño; el presidente de Seiasa, Alejandro Alonso; el presidente de la comunidad de regantes Vegas Altas del Guadalquivir, Miguel García, y el presidente de las comunidades de regantes de la provincia de Jaén, Juan Criado.

El nuevo convenio de colaboración completa una actuación realizada por la sociedad mercantil, que supuso una modernización típica, pues se sustituyeron los sistemas tradicionales de riego por mecanismos más modernos. La intervención afecta a una superficie de 617 hectáreas, del término municipal de Úbeda, de la que benefician a unos 180 agricultores, tal y como puntualizó Alonso.

“Es una comunidad de regantes que ya ha hecho los deberes principales, pues tiene unas buenas instalaciones y tecnología para regar ahorrando agua, y ahora plantea una segunda modernización con el objetivo de ser autónomos en el apartado energético, produciendo parte de la energía que consume para poder ponerla al servicio del regadío y por otra parte ahorrar en la factura de consumo energético”, dijo.

El presidente de la Seiasa destacó que el proyecto desarrolla una planta de energía solar fotovoltaica que suministrará electricidad a la instalación mediante al abastecimiento a una de las bombas existentes, de las que se ejecutaron en la primera fase, o bien mediante la instalación de una bomba adicional que complete las instalaciones que tiene la comunidad de regantes Vegas Altas del Guadalquivir, sector 9, que se definirá en el proyecto.

La planta de energía solar producirá entre 400 y 600 kilowatios de potencia y se construirá en unas instalaciones contiguas a la estación de bombeo. Se trata de un proyecto sencillo, que no debería tener excesivos problemas de tramitación administrativa y ambiental. Por lo tanto, se debería desarrollar en poco tiempo, entre doce y dieciocho meses, siempre teniendo en cuenta que es una obra pública y está sometida a una serie de trámites y autorizaciones que podrían retrasar la tramitación, señaló el presidente de Seiasa.

Por su parte, el responsable de la comunidad de regantes Vegas Altas del Guadalquivir, sector IX, Miguel García, indicó: “En la primera fase hemos hecho una inversión de 5.100.000 euros y ahora llegará a 1.200.000, depende del proyecto. En cuanto a la primera fase se ha facilitado que seamos más eficientes en el consumo de agua, y con la segunda conseguiremos ser más competitivos en nuestros precios, pues la planta de energía solar nos proporcionará la energía que necesitamos”.