Actualizado
lunes, 22 julio 2019
00:37
h
URGENTE

Estudiantes polacos conocen la cultura del AOVE

Los jóvenes preparan algunas de las recetas de la cocina española
  • GRASTRONOMÍA. Estudiantes polacos en el espacio cocina de “Olivar y Aceite”, durante la realización del taller.
    GRASTRONOMÍA. Estudiantes polacos en el espacio cocina de “Olivar y Aceite”, durante la realización del taller.

El Centro de Interpretación Olivar y Aceite continúa con su labor de promoción y difusión de la cultura del aceite y del olivar, a través de distintas iniciativas, como catas, visitas a almazaras o cursos para que los interesados profundicen en sus conocimientos sobre el apasionante mundo del aceite y del olivar. En esta ocasión, la gerente del Centro de Interpretación, Soledad Román, impartió un taller sobre cocina.

De esta manera, “Olivar y Aceite” recibió la visita de un grupo de estudiantes polacos que residen en la ciudad patrimonial en virtud de un proyecto de la consultoría internacional de formación y empleo Euromind. En concreto, una decena de alumnos, acompañados de su profesorado, asistió en el espacio cocina de la entidad a un taller culinario donde, además de hacer de pinches, pudo comprobar, de primera mano, cómo distintas variedades de aceite de oliva virgen extra realzan las cualidades de los alimentos que maridan a través. El taller gastronómico suscitó interés entre los extranjeros.

Los participantes en la acción formativa gustaron un salmorejo de remolacha, una tortilla de patatas y calabacín, una mousse de chocolate con AOVE picual, además de aprender a elaborar ochíos, producto estrella de laCiudad de Los Cerros, que tan apreciado es entre los visitantes y que puede rellenarse, por ejemplo, con embutidos, morcilla, picadillo de chorizo o chocolate.

Así, los estudiantes del país eslavo, una vez conocidas las posibilidades ofrecidas por el aceite de oliva virgen extra, se interesaron por las aplicaciones que puede tener en la cocina y aprendido a elaborar algunas de las recetas de la cocina española. El objetivo es que estos platos sirvan igualmente de embajadores del zumo de aceituna de máxima calidad en el territorio de Polonia.