Torres con la memoria histórica

La reparación de las víctimas y las garantías de no repetición como temas principales en las ponencias

12 jul 2019 / 17:11 H.

La segunda conferencia de la mañana, moderada por el director del Diario JAÉN, Juan Espejo, tuvo como participantes a Eduardo Ranz, Valeska David y Manuel Vergara. Ranz, que es abogado especialista en procesos legales de memoria histórica, explicó a los asistentes el proceso legislativo al que se han sometido las víctimas del franquismo. A través de la historia de Mercedes Abril —una víctima a cuyo padre fusilaron cuando tenía tres años—, el abogado narró el proceso de reparación al que se están sometiendo las víctimas con el actual Gobierno en funciones. “Ha sido la primera vez que se han tomado muestras de ADN gratuitamente desde una institución pública —el Ministerio de Justicia—”. Según declaró Ranz, este proceso de reparación comenzó en noviembre de 2018 y las familias visitaron por primera vez el Valle de los Caídos en febrero de 2019. “En la cripta del Valle de los Caídos, a la que se nos impedía la entrada, hay una ventana desde la cual se pueden ver cajas de madera en las que hay, en cada una seis o siete cuerpos”, mostró a través de fotografías el abogado, quien afirmó que en la basílica hay alrededor de 33.000 cuerpos de los cuáles unos 18.000 eran republicanos. La regulación en vigor por la que se rige el Valle de los Caídos, según aclaró Ranz Alonso, es, incluso, anterior a la Constitución. “El Valle de Cuelgamuros —así lo llamaba él— es un paraíso fiscal a 50 kilómetros de la capital de España”, sentenció. Eduardo Ranz quiso incidir en que “las verdaderas heroínas” fueron las mujeres pues tuvieron que sobrevivir y justificó que es necesario un juzgado especial central y regulación específica para las víctimas del franquismo. Por su parte, Valeska David —doctora en Derecho por la Universidad de Gante y especialista en Derecho Internacional de derechos humanos—, de nacionalidad chilena, argumentó que las garantías de no repetición en el sistema interamericano son la derogación de leyes de amnistía o que eximen de responsabilidad penal, crear leyes, mecanismos y políticas de Estado, formación en derechos humanos para funcionarios tales como policías, jueces o militares, entre otros, medidas de satisfacción para restaurar un sentido de dignidad y justicia en las víctimas y medidas ajustadas al impacto diferenciado de las violaciones sobre ciertos colectivos como mujeres o indígenas. A su vez, David afirmó que la principal dificultad es la falta de cumplimiento por parte de los Estados. Finalmente, Manuel Vergara, profesor de Derecho Penal en la Universidad Internacional y abogado especialista en derechos humanos, centró su exposición en las garantías de no repetición en la jurisdicción universal. “Las víctimas que encuentran impunidad en las justicias de sus Estados, recurren a la jurisdicción universal”, argumentó Vergara. La ponencia terminó con un pequeño coloquio con los asistentes debatiendo en base a una pregunta lanzada por Vergara sobre si la jurisdicción universal es un riesgo de repetición de los “horrores” del pasado o no.