Actualizado
martes, 18 junio 2019
23:15
h
URGENTE

Extraordinarias”. Con este término definía anoche, en su tramo final, las fiestas de Pascuamayo el alcalde de Santisteban del Puerto. Unas jornadas que quedarán marcadas en la historia del municipio por momentos como la visita del cardenal Carlos Amigo Vallejo, el concierto de Camela, el encierro y la corrida de toros de Samuel Flores como momentos más destacados, además de la procesión de la Virgen del Collado por sus calles ayer y la toma del cuadro por la nueva mayordomía.

Así, Juan Pedro Ruiz Soriano y Emilia Pérez Quesada, con sus compadres Luis Miguel Represa Álvarez, Cristina Ruiz Pérez, Miguel Ruiz Soriano y Manoli Mercado Avilés dan el testigo a Juan Antonio Maza Ruiz y María José Ortiz Avilés, que estarán acompañador por los compadres y comadres Gaspar Ruiz Munuera, Loli Maza González, Eufrasio Jódar Alarcón y María Luisa Quiles Benegas. Y es que este es un enorme honor para cualquier santistebeño. De hecho, en palabras de Juan Pedro Ruiz Soriano, es una experiencia que recomienza profundamente a sus vecinos: “Si tenéis ilusión, adelante, no os arrepentiréis nunca de tener un año entero a nuestra Virgen en vuestra casa, te llenará de emociones, de alegrías, de trabajo, pero quedarás satisfecho porque has tenido bajo tu techo durante un año, a las más grande, a nuestra patrona”.

Y es que estas fiestas de Pentecostés, que este año están ilustradas con el cuadro de la aparición pintado por Juan Guerrero Olid, son “una fecha preciosa”, para el alcalde santistebeño: “Mientras se acercan las fechas de nuestras fiestas, hasta cada uno de nosotros, desprendemos la felicidad propia de que se acerca la semana que durante un año suspiramos para que llegue y que cuando llega se pasa en un suspiro”. “Son las mejores, por repercusión, por afluencia de público, por calidad de festejos, por solemnidad de actos religiosos, por su honda tradición, y lo mejor de todo es que nuestras fiestas, son de todos, son el mejor patrimonio heredado y el mejor patrimonio a dejar en herencia, eso es parte de lo que es pascuamayo, el evento religioso, cultural y tradicional más importante de nuestro pueblo”, defiende en su saluda.

Y es que, desde el pasado día 5, Santisteban ha sido todo fiesta. Fue el miércoles anterior a Pentecostés, cuando se abrió la celebración más esperada en este rincón de El Condado con el pregón, pronunciado en esta ocasión por Jacinto Mercado Pérez. Entre los actos religiosos, cabe destacar también el traslado, el pasado sábado, del cuadro de la Virgen desde la Casa de la Mayordomía al Santuario de Santa María y, a su llegada, el traslado de la imagen de la Virgen a la Ermita del Ejido. Muy especial, en el día de Pentecostés, fue la misa en honor de la patrona, presidida Cardenal Arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo. Ya ayer, por la tarde, Santisteban arropó a su patrona por las calles en su procesión desde la Ermita del Ejido hasta el Santuario de Santa María. Allí, otro de los momentos más bonitos de la celebración: la toma del cuadro de la Santísima Virgen y el acompañamiento hasta la casa de la nueva mayordomía.

Entre los actos lúdicos celebrados en los últimos días, destacan especialmente las celebraciones taurinas, con cuatro encierros, entre el jueves y el viernes, y la corrida en la que los diestros Curro Díaz y el venezolano Jesús Enrique Colombo cortaron tres orejas y salieron a hombros con toros de la ganadería de Samuel Flores. Rafael Rubio se llevó dos ovaciones. Multitudinario fue también el concierto del sábado de Camela, que llegó con su gira de 25 aniversario.