Proyecto para hacer aceite en un molino de 150 años

Iván Olmo abandera la rehabilitación desde El Regüelo (Fuensanta)

20 abr 2020 / 16:24 H.
Ver comentarios

Una idea repleta de posibilidades. La crisis del coronavirus no frena a la gente con iniciativa. Tal es el caso de Iván Olmo. El joven pretende rehabilitar una histórica almazara situada en el núcleo de El Regüelo, perteneciente a Fuensanta y situado junto a la carretera de Castillo de Locubín. El proyecto, denominado Molino 1870, combina la elaboración de aceite de la mejor calidad y la creación de un museo.

Olmo relata que la base es una edificio con al menos un siglo y medio de historia que, en este tiempo, ha pasado por las manos de veintiuna familias. Como las instalaciones se usaron como salón de boda, la maquinaria original está desmontada, pero sigue allí. Sus planes son introducir un sistema moderno de molturación pero, a la vez, recuperar los útiles antiguos, que califica de “tesoro”, en una sala contigua, como espacio expositivo sobre la extracción tradicional zumo de aceituna. De esta manera, una vez restaurado el inmueble se orientará hacia el sector del oleoturismo.

Por ejemplo, se conservan los rulos de piedra —antaño movidos por mulos—, las cribas de madera para limpiar el fruto y separarlo de la hojarasca, los ubios de las bestias y artilugios para el prensado y la obtención del líquido. La intención de Olmo, que ya se ha puesto en contacto con un arquitecto, es reactivar el proyecto en cuanto el estado de alarma lo permita. Él mismo reside en una edificación comunicada con el molino, una edificación llena de historia que sirvió de trinchera durante la Guerra Civil.

Precisamente Molino 1870 es el nombre de la marca creada por Iván Olmo. La primera edición, de la campaña 2019-2020, la molturó en las instalaciones que posee Camilo Olmo en la aldea alcalaína de Charilla. Con este producto virgen extra de extracción temprana este agricultor de veintitrés años pretende buscarse la vida en el futuro. De hecho, presentó el zumo en la última edición de la feria Fitur. También cuenta con una página web, en la dirección www.molino1870.com.

El objetivo, cuando terminen las obras, es que, en una actividad que se ha puesto de moda en los últimos años, los cosecheros puedan elaborar su propio aceite. En paralelo, obtendrá el de su explotación, que ocupa una superficie de alrededor de cuarenta hectáreas. Destaca que se trata de olivar de montaña, a unos mil metros de altitud y con una importante presencia de la variedad picuda, un fruto de gran tamaño que da un verdadero oro líquido, muy valorado por sus características organolépticas. Ese tipo de árbol tiene como dificultad su carácter vecero, de manera que carga en años alternos. No obstante, el aceite de picudo es explotado por otras empresas en el sur de la provincia.

Iván Olmo explica que, aunque en El Regüelo apenas queda gente —casi toda la población se estableció en Fuensanta y en Martos— su iniciativa suscita ilusión entre las gentes vinculadas con este rincón.

Del edificio original se conservan la sala de máquinas, la solería y la estructura de madera de la techumbre. El objetivo pasa por preservar todos los elementos que puedan salvarse, aunque, para que la actividad sea viable, se adaptará todo a los preceptivos estándares actuales de calidad y de productividad.


Provincia