URGENTE

Cortijo El Madroño capta lo mejor del talento estudiantil

Estudiantes de 50 países asesoran a la aceitera para su apertura exterior
  • EMPRESA FAMILIAR. Sol Rodríguez-Rico Rojas, Ignacio Gutiérrez Rojas y Marta Rodríguez-Rico Rojas, responsables de la empresa familiar.
    EMPRESA FAMILIAR. Sol Rodríguez-Rico Rojas, Ignacio Gutiérrez Rojas y Marta Rodríguez-Rico Rojas, responsables de la empresa familiar.

Más de 190 alumnos del Máster de Administración de Empresas (MBA) de la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (Esade), de 50 países diferentes, concluyeron en Barcelona un proyecto de colaboración y aprendizaje basado en el caso real de la empresa Cortijo El Madroño de Martos. Gracias a esta iniciativa, los alumnos, provenientes de los cinco continentes, colaboraron en el diseño del plan de internacionalización de la compañía. La tarea fundamental fue compartir con los directivos de la empresa un análisis de estrategia y de apertura a nuevos mercados.

Para Luis Vives, vicedecano del programa “The Esade MBA”, este tipo de experiencias son, en sus palabras, “una oportunidad única” para que las empresas exportadoras españolas puedan crecer, ya que pueden aprovechar, según él, “todo el talento, el compromiso y las ganas de aprender de los alumnos internacionales que Esade recluta cada año para sus programas MBA”.

Entre las conclusiones más importantes, los estudiantes, destacaron la necesidad de distinguir el producto mediante su producción en la versión “premium” y en la puramente orgánica. Asimismo, resaltaron la oportunidad de acudir a mercados con gran interés por estos productos, como es el alemán. También hicieron hincapié en la importancia de la colaboración con socios locales, así como el desarrollo de los canales de venta a través de internet. Como representantes de la empresa, viajaron hasta el campus de Esade en Barcelona Ignacio Gutiérrez Rojas, gerente del Cortijo El Madroño, y Sol y Marta Rodríguez-Rico Rojas, representantes de la familia propietaria del negocio. En opinión de Gutiérrez Rojas: “Los alumnos nos han abierto nuevas puertas de futuro que, sin duda, vamos a explorar”. Tanto la gerencia como los representantes de la familia agradecieron a los estudiantes su dedicación y las aportaciones realizadas.

La actividad académica empezó con un primer análisis del caso real de la empresa familiar, con muchos años de experiencia en el sector de la producción del aceite de oliva. En el ejercicio participaron 190 alumnos, organizados en 30 grupos de trabajo, de los cuales se eligieron a 12, quienes presentaron las conclusiones de sus estudios en sesiones de hasta 4 horas de duración y utilizando como lengua común el inglés.