Método finés contra el acoso

La docente Sara Carrascosa trabaja con el sistema Kiva de la escuela nórdica

23 ene 2017 / 11:27 H.

El acoso escolar es un problema sobre el que cada vez se pone más el foco. Por ello, Sara Carrascosa, directora y maestra del centro Educarium de Mancha Real y doctora en Ciencias de la Educación se ha especializado en la implantación de métodos que prevengan y atajen el problema en colegios e institutos. Para ello partió del programa finlandés Kiva, cuyos resultados son muy buenos pero solo se desarrolla en el país nórdico y en algunos centros para y en España solo en los centros exclusivos para alumnos fineses.

El enfoque diferencia a tres protagonistas: la víctima, el acosador y los espectadores. Se centra en este último grupo, el más numeroso y el que podría servir de freno y propugna un cambio de actitud, con apoyo a la víctima en lugar de fomentar el hostigamiento. Es decir, se persigue la convivencia respetuosa en las aulas.

A raíz de conocer varios casos, la docente se puso manos a la obra y empezó a escribir, a adaptarlo, a detallar todas las actividades y talleres, en principio de forma experimental. Y lo presentó en los centros educativos de Mancha Real. Ante la negativa de estos, decidió mostrarlo en centros donde anteriormente Carrascosa había impartido clase, ubicados en Barcelona, Madrid, Granada y colegios, que abrieron las puertas de otros centros de enseñanza. A comienzo, como grupo piloto en cada colegio, los resultados que se aprecian son bastante buenos, incluso se realizaron estudios en los que ha quedado reflejado que no solamente ha servido para combatir el acoso escolar sino que los alumnos también han mejorado en autoconfianza, responsabilidad, rendimiento académico, complementando muy bien al objetivo principal de este proyecto.

Sara Carrascosa comenta que le propusieron presentar su método para pedir una subvención con la que implantarlo en más centros. Aceptó pero no pensaba que fuera a conseguirlo ya que su proyecto “aún estaba en pañales” como comentaba. Confiesa que durante este año se ha ido puliendo. Hace pocos días la avisaron de que le había concedido el premio al Mejor Proyecto Educativo que concede la Federacion de Asociaciones de Padres y Alumnos, algo que la sorprende y llena de orgullo de ver cómo su iniciativa, además de dar resultados satisfactorios, logra creciente reconocimiento.