IMA HTML5 Attempt to Autoplay


La riqueza del resinado del pino

Nueva técnica de extracción en Orcera de una materia prima que puede sustituir a usos del petróleo

16 sep 2022 / 17:53 H.
Ver comentarios

Es una práctica ancestral en las zonas más altas de la provincia que consiste en la extracción de la resina que contienen los pinos para un uso cada vez más variado y recomendable como alternativa a la química del petróleo. Se trata de una actividad del sector forestal intensiva en mano de obra, que contribuye a la fijación de la población en el territorio, al mantenimiento de los bosques en un estado adecuado para su conservación y a generar productos básicos para una bioeconomía convertida en el indiscutible paradigma del desarrollo presente y futuro de una sociedad que necesita suministros de fuentes renovables y sostenibles. Orcera es un ejemplo de municipio en el que sus vecinos se afanan en una salida laboral, complementaria al olivar, con la introducción de un sistema revolucionario más productivo, con abaratamiento de costes y, por supuesto, de menor dureza física. (El vídeo, con imágenes de Quino Pichardo, ilustra ambas técnicas).

Hasta hace apenas tres años, el tradicional método de extracción de la resina era mediante la pica de corteza estimulada, una técnica que exigía una destreza especial en la mano de obra, mucho tiempo para preparar el monte y, después, recoger el producto. La empresa Xagoaza Pinaster, en colaboración con Agrafor Sat, diseñó un nuevo sistema de pica circular mecanizada que consiste, básicamente, en introducir en el pino, con un taladro, un implante con una bolsa que, cuando se llena de resina, basta con desenroscar un tapón y tenerla lista. Las ventajas son muchas. No es necesario entrar en la madera, tampoco interrumpe el crecimiento del pino, es compatible con otras actividades del pinar, resulta accesible para todo el mundo, logra una producción aceptable y aceptada por la industria, no genera residuos, facilita el trabajo del resinado y, además, elimina las pérdidas por agua, evaporación contaminación lateralidad e insumos. También minimiza el impacto visual y, en general, todo son parabienes hacia una salida laboral en la que, eso sí, con la técnica tradicional estaba restringida para quienes tenían unas cualidades muy determinadas y, sin embargo, la circular abre el abanico de posibilidades de empleabilidad. En Orcera y en Siles ya conocen bien las bondades ideadas por esta empresas y se afanan en ponerla en práctica en una actividad que aporta ingresos adicionales a las familias y refuerza el papel multifuncional de los usos del monte. Los usos de la resina son tantos que resultan difíciles de nombrar, pero los más generalizados son la farmacopea, la alta cosmética y perfumería o los barnices.

Pilar Marín Gomera. Gerente de Agrafor SAT

“Nosotros llamamos a la resina el oro del futuro”

La pica tradicional, además de que es muy laboriosa, es muy dura. El primer paso consiste en la preparación del monte, con el derroñe (quitar la concha), la clavada (tapar una chapa con una punta) y la pica (una herida al pino para ponerle un estimulante y que empiece a tirar la resina. Pilar Marín Gomera, gerente de Agrafor SAT, conoce a la perfección este sistema, mediante el que asegura que un pinero que lleva una media de tres mil pinos, necesita sólo tres meses para preparar el monte y otros tantos para la extracción. “Las herramientas que se usan son las mimas de hace más de cincuenta años, son muy pesadas y limitan la labor”, expone. Desde que introdujo la pica circular, cambió la vida de quienes se ganan la vida de esta manera. “Es tan sorprendente como fácil, es bastante menos costoso y, además, todo natural”, puntualiza Pilar Marín. Además, la ventaja es que la bolsa que se implanta es hermética y no se desperdicia un gramo de resina. “Se le llama el oro del futuro y es la alternativa al petróleo”, añade.

<i>Resineros de Agrafor SAT que trabajan en Jaén y Albacete posan con Pilar Marín y Juan José Hernández. / Diario JAÉN.</i>
Resineros de Agrafor SAT que trabajan en Jaén y Albacete posan con Pilar Marín y Juan José Hernández. / Diario JAÉN.

Juan José Hernández Martín. Ingeniero de Xagoaza Pinaster

“Las bolsas que usamos se pueden reutilizar”

“Una técnica no tiene nada que ver la otra, tanto en calidad como en producción o herramientas”. Juan José Hernández es ingeniero de la empresa gallega Xagoaza Pinaster, que puso en marcha la pica circular en los montes de Orcera. Abunda en sus ventajas en todos los sentidos y, además, apunta: “Ya hemos conseguido que las bolsas que utilizamos se puedan reutilizar y también se desintegran en el medio”.

Esta es la tercera campaña en la que trabaja esta firma empresarial en la Sierra de Segura. “No coincide con la recogida de la aceituna, por lo que puede ser una alternativa al olivar como salida laboral”, expone Juan José Hernández. El ingeniero apunta que brinda también la posibilidad de trabajar un 25% más de pinos que con el sistema tradicional. “Nuestros clientes son resineros y la empleabilidad, una vez procesada, desde vacunas, farmacopea, alta perfumería, cosmética, barnices... Hay una gran diferencia con respecto a la química del petróleo”, manifiesta.

<i>Loli, Pedro Pablo y Quino. / Diario JAÉN.</i>
Loli, Pedro Pablo y Quino. / Diario JAÉN.

Más economía circular: Destilación de plantas aromáticas

Son Quino Pichardo y Loli Ruiz y desde hace más de tres décadas viven en la Sierra de Segura, de la que se enamoraron y de la que extraen su consumo diario, además de haberse hecho expertos en el destilado de plantas aromáticas, casi los únicos que lo hacen ahora en toda la comarca. La primera experiencia de 2021, la han repetido en Orcera este año, también en la plaza de la Iglesia y junto a la corta en hacha y la extracción de la resina. Destilaron con una caldera y un alambique lavanda, que ellos mismos comercializan.

Provincia