La Milagrosa y su bendición a las aldeas serranas

La Matea saca en procesión dos días, por San Pedro, a la venerada imagen con momentos muy emocionantes

28 jun 2019 / 11:14 H.

En La Matea, durante dos días, sacan en procesión a la Virgen Milagrosa en la festividad de San Pedro, aunque, en realidad, la patrona es Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz. Es curioso que las fiestas coincidan con la festividad de San Pedro, aunque creo que no es casual, pues es en la época del año en la que ya habían regresado a sus casas los pastores trashumantes y se iniciaba el agostadero de verano en las cumbres de Santiago, y qué mejor día podían elegir para venerar a la Virgen Milagrosa a la que acudían a pedir su protección, auxilio y socorro. La Milagrosa —se fundó su hermandad hace 76 años— sigue procesionando los mismos días y con el recorrido que en su día decidieron los vecinos: San Pedro, 29 de junio, procesiona por las calles de La Matea y Las Nogueras, y el 30 de junio, por el Castillico, Los Teatinos y Los Atascaderos.

A lo largo de la procesión la imagen de la Milagrosa visita a numerosos vecinos de las aldeas, acercándose a las puertas de sus casas y en especial en las que hay enfermos, que esperan con ansiedad y emoción ver a la Milagrosa. Cuando llega en procesión a las aldeas de Los Atascaderos y Los Teatinos, visita a la Virgen de Fátima y a la Virgen del Carmen, que se encuentran en sendas hornacinas.

A lo largo de la procesión y en lugares que se han hecho emblemáticos a lo largo de tiempo y por razones diversas, la cuadrilla que porta a la Milagrosa “baila” al grito de “¡guapa!, ¡guapa!, ¡guapa!”. Esto es difícil describirlo, pues verlo hace que las lágrimas afloren de los rostros, aunque seamos forasteros.