Actualizado
viernes, 19 julio 2019
13:53
h
URGENTE

La mejor bendición para el campo

Una leve lluvia acompaña a San Marcos en su día pero no agua la fiesta para los vecinos

Cada 25 abril es diferente en Torrequebradilla, pero igual de especial para sus vecinos. Es día grande, el del patrón, y llueva o no, es tiempo de celebración. Este año, con el tiempo revuelto desde hace una semana, las nubes y algo de lluvia estuvieron presentes en la fiesta para recodar aquello de que por “San Marcos, agua a charcos”. Pero también otro dicho: al mal tiempo, buena cara. Y esa es la que pusieron los torrequebradillenses.

Son cinco días de fiesta por San Marcos que comenzaron ya en la previa, el miércoles, con el tradicional repique de campanas, el pregón de fiestas pronunciado, este año, por José Manuel Martínez Moral, “Cachito” y la coronación de las reinas, damas y míster de las fiestas. Ya ayer, día grande, los vecinos, con sus mejores galas y las vecinas, con sus trajes de flamenca, estaban citados a las once y media de la mañana para la misa en honor de San Marcos, en l parroquia Asunción de Nuestra Señora. Una concurrida celebración a la que siguió, minutos después, la tradicional procesión por las calles del pueblo, amenizada por la Asociación Músico-Cultural “Maestro Miguel”. Como es habitual, la comitiva llegó a los campos situados a las afueras para la bendición por parte de San Marcos, la que llegó este año acompañada por la lluvia. Un favor “doble” por parte del patrón. Y de vuelta en su parroquia, se cumplió otro de los ritos más especiales de este día: el reparto de los roscos de San Marcos bendecidos. Un exquisito bizcocho con peladillas, de El Horno de Torrequebradilla.

Uno de los grandes encantos de las fiestas de Torrequebradilla es la convivencia en torno a su plaza, lugar de reunión de sus vecinos y visitantes. Allí, la música y las buenas viandas son protagonistas, junto con el buen ambiente y, por supuesto, las verbenas nocturnas, otro de los grandes alicientes de San Marcos. Este año, además, contaron con la Escuela Municipal de Acordeón y una degustación a cargo de la Escuela Municipal de Cocina.

Y la fiesta sigue. Hoy por la tarde, la bicicleta será la gran protagonista, mientras que el sábado será el turno de la petanca, el tiro con arco y la carrera popular. Todo ello aderezado con degustaciones gastronómicas y el pasacalles. El domingo será la última jornada, con carreras de galgos, tenis y carreras de cintas. De por medio, las tradicionales paellas. Además, se celebrará una eucaristía en honor a San Francisco de Paula, seguida de una procesión. Después de comer, el toque flamenco correrá a cargo de “12 Palmas”.