La Ludoteca y la Escuela

Más de un centenar de niños participan en las actividades de este año

10 jul 2019 / 12:32 H.

Un verano repleto de diversión y un apoyo para las familias de la ciudad. La concejal de Igualdad, Carmen Salazar y el edil de Juventud, Jorge López, visitaron las instalaciones del Colegio San Juan de la Cruz donde se desarrollan tanto la Escuela de Verano como la Ludoteca y en la que este año participan más de un centenar de menores baezanos, tras acabar la etapa estudiantil reglada el pasado mes. Una cita que ambos aprovecharon para agradecer al equipo directivo del colegio “la total colaboración para poder ubicar en el centro estas dos actividades”, así como a los profesionales que cuidan y enseñan a los menores durante los meses estivales en una experiencia “única” para estos pequeños.

En el caso de Salazar, destacó que se tratan de “actividades complementarias entre sí y que se organizan de forma transversal desde las áreas de Igualdad y Juventud con el fin de potenciar el III Plan de Igualdad Municipal”. “Son actividades indispensable que debemos desarrollar cada año pues son muchos los que se benefician de ellas” manifestó la concejal, para describir lo “importantes que son tanto la Escuela de Verano como la Ludoteca para muchas familias baezanas que, de esta forman, pueden conciliar la vida familiar y laboral en la época de vacaciones escolares”.

En el caso de la Escuela de Verano, está organizada desde la concejalía de Igualdad y Bienestar Social con una subvención que otorga la Diputación Provincial. El objetivo de la iniciativa es ofrecer a los niños de entre siete y doce años un recurso socioeducativo durante los meses de verano que promueve alternativas para el uso adecuado del tiempo libre y facilitar el acceso laboral a los padres y madres, ofreciéndoles un espacio adecuado para sus hijos durante parte de su jornada laboral. Entre las actividades programadas, se encuentran talleres de juegos, manualidades, informática, cine y múltiples actividades al aire libre, entre otras, pues tampoco faltan divertidas actividades con el agua como protagonista. Este año, la Escuela de Verano cuenta con un total de setenta y cuatro niños y cuatro monitoras.

Por su parte, en el caso de la Ludoteca, este año tendrá cincuenta niños de entre tres y seis años matriculados en esta iniciativa que tiene como objetivo principal que los más pequeños aprendan de forma diferente. Para conseguirlo, se han programado diferentes actividades y talleres: malabares, globoflexia, teatro, juegos populares y demás. Asimismo, se han programado otras prácticas para que los más pequeños tengan un verano divertido mientras aprenden y hacen nuevos amigos. “Desde la administración pública atendemos las demandas y necesidades que la ciudadanía necesita para la conciliación”, explicó el concejal de Juventud, Jorge López. El horario, tanto de la Ludoteca como de la Escuela de Verano, se mantiene como en las pasada ediciones y será desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde de la tarde de lunes a viernes, coincidiendo con parte de la jornada laboral de sus progenitores.