La llovizna no puede con la fe

La gente arropa a Nuestro Padre Jesús de la Columna, que completa su procesión

22 sep 2019 / 13:36 H.

Las fiestas patronales de Torres vivieron su momento culminante. La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Columna recorrió las calles del pueblo de Sierra Mágina en una jornada plomiza. Sin embargo, la llovizna, que cayó casi desde los primeros compases del desfile no consiguió vencer la fe de los devotos y el cortejo completó el itinerario previsto, aunque, eso sí, hubo que acelerar el regreso al templo de Santo Domingo de Guzmán. Una de las peculiaridades es que el Señor es trasladado sobre ruedas. Esto complica la labor de los portadores, dada la orografía del casco urbano y la amenaza de que la lluvia arreciera. Tanto en la subidas como en los descensos, se emplearon a fondo para que todo saliera a la perfección. Entre quienes empujaban o sujetaban el trono había incluso menores.

La procesión contó con la presencia de miembros de la Corporación Municipal, encabezadas por el alcalde, el popular Roberto Moreno; autoridades religiosas y representantes de cofradías. El acompañamiento musical correspondió a un colectivo local, la Asociación Cultural Pila Pellenda. La emotividad se dejó ver en diversos momentos del recorrido, en un itinerario en el que las fachadas de numerosas viviendas estaban adornadas para la ocasión. La salida se produjo después de una procesión en la que la iglesia estaba llena.

A partir de las dos y media de la tarde, en la caseta municipal, se celebró una convivencia vecinal durante la que se degustó una paella gigante ofrecida por el Ayuntamiento y la comisión de Festejos de Torres. Fue una ocasión propicia para el diálogo entre los comensales. Después de reponer fuerzas, se realizó una suelta de vaquillas en la Plaza de España. Los animales, bautizados como Zahareña y Corremares, hicieron las delicias de los presentes y obligaron a los más valientes a emlearse a fondo. La segunda noche de verbena en la caseta municipal contó con la actuación de las orquestas Pentagrama y Arrayán. Dentro de la velada se disputó el tradicional baile del farolillo, en el que la pareja ganadora consiguió un premio. El alcalde torreño valora el desarrollo de las dos primeras jornadas, la del viernes —día de fiesta local— y la de ayer. “Muchísimo ambiente, muchísima gente y la verdad es que muy satisfechos de cómo está saliendo todo”, indicó el responsable. Roberto Moreno confía en que hasta que la convocatoria festiva termine el martes todo continúe en la misma línea. Como novedad para este año subraya la gratuidad de la caseta municipal y los concursos, pensados para aumentar la participación. Además, se dispone de una ludoteca que facilita la conciliación familiar. Moreno afronta la celebraciones patronales, por primera vez, como máximo responsable municipal. “Vivo la feria más intensamente, aunque también con mucha responsabilidad”, manifestó a Diario JAÉN. El dirigente anima a visitar Torres estos días y el resto del año. “Recibimos con hospitalidad a la gente y prácticamente tenemos actividades para todos los públicos, en su inmensa mayoría gratuitas. Puede ser un fin de semana estupendo si, además, el visitante se aloja en alguno de los hoteles que tenemos”, añade, en una invitación a los habitantes de la provincia de Jaén para conocer el pueblo en fiestas.

La programación sigue hoy. Para las diez de la mañana están convocados en la calle Corredera los concursos “La Tortuga Ciclista” y “Carrera de cintas”. Después sale el desfile de gigantes y cabezudos, con la charanga Pararapapá. A la una de la tarde, la Plaza de España, acoge el homenaje a la mujer torreña. La reina de las fiestas y sus dos damas de honor suben al balcón del Ayuntamiento. Allí son “rondadas” por la Tuna de Ingeniería Técnica Industrial de Jaén. Al concluir el acto se reconocerá a la vecina de mayor de entre todas las asistentes. Este colectivo musical y la charanga antes citada visitarán los establecimientos de la feria de día. Se espera un almuerzo a beneficio de Cáritas Parroquial. Por la tarde se disputa, en la pista deportiva, el certamen “Humor Amarillo Infantil”, consiste en una yincana con múltiples pruebas de habilidad. La verbena corre a cargo de las orquestas Ámbar y Arrayán.

Por lo que respecta a mañana, se empezará con concursos tradicionales, como el del botijo, y una carrera de sacos. Las competiciones —tracción de cuerda y cucañas—se reanudarán en horario de tarde, pero esta vez en la Plaza de España. A mediodía, también en la calle Baltasar Garzón Real, se disfrutará de juegos infantiles. Desde las nueve y media de la noche, el tejido asociativo de Torres será invitado por el Ayuntamiento a un aperitivo. La velada en la caseta municipal estará protagonizada por las orquestas Akelarre y Zócalo, con una verbena que acabará de madrugada.

Por último, el martes, se sucederán un desayuno para los niños y un encierro infantil. Eso será por la mañana. A partir de las dos de la tarde la Corporación Municipal agasaja a los mayores con una comida de homenaje, con reconocimientos para los asistentes más longevos. El encuentro será amenizado por la actuación de la cantante Rocío Durán y la actuación de una bailaora flamenca.