La esencia taurina por los campos

Jinetes, cabestros y vehículos conducen a los astados hasta el coso del pueblo

22 sep 2019 / 13:36 H.

Un auténtico espectáculo que supone un rito para los vecinos de la comarca. Con la llegada de las fiestas patronales en honor de la Virgen del Campo, los sentimientos, no solo religiosos, se ponen a flor de piel para los vecinos de Génave. Son los encierros taurinos de las fiestas, dos por lo general. Ayer se celebró el segundo de los festejos en medio de una notable expectación. Al coincidir con el fin de semana, cientos de personas de otros municipios de la Sierra de Segura y de la provincia de Albacete se desplazaron hasta el pequeño pueblo para presenciar esta arraigada tradición.

La peculiaridad es que las reses bravas son conducidas hasta el coso en una distancia de varias kilómetros. Desde que salen de la finca, situada en una zona de dehesa, una numerosa comitiva los guía hacia el destino. Aparte de los habituales cabestros o mansos destacan los jinetes, con largas varas, que representan una estampa costumbrista en los amplios espacios abiertos. Junto con ellos no faltan personas de todas las edades que se desplazan en vehículos tanto de dos ruedas —motos— como de cuatro —todoterrenos—. No faltan quienes va a pie, en lo que supone un auténtico paseo. Incluso se unen al cortejo atrevidos perros que arriesgan sus vidas al ladrar a los astados. El paso de las décadas hace que el peligro esté muy bien estudiado y medido. El traslado se convierte en una ocasión propicia para la convivencia y las emociones.

A la entrada del casco urbano se agolpan los curiosos, ávidos de la cercanía de los cornúpetas, que entran en las calles después de casi una hora a la carrera por los campos. El grupo desemboca en la plaza de toros. Ayer el coso estaba lleno hasta la bandera. Allí se repitieron las escenas habituales, en las que los más arrojados bajaron hasta el ruedo para medirse sobre el albero a los astados. Les bastan capotes y, en ocasiones, unos simples trapos. No faltan quienes incitan a embestir a los animales “a pecho descubierto”, en un auténtico ejemplo de valor.

autoridades. Con motivo de las celebraciones, el Ayuntamiento de Génave tiene reglamentados todas las celebraciones taurinas. Sucesivos bandos analizan la prohibición de estacionar en las calles que conforman el trayecto urbano. Otro documento firmado por el alcalde, Jaime Aguilera, aborda las pautas antes los festejos de los días 20, 20 y 22 de septiembre, sobre todo en lo que atañe al casco urbano.