La Diputación vuelve a licitar el área turística del Giribaile

Intento de poner en valor las instalaciones de Vilches, también con uso deportivo

28 jul 2019 / 12:55 H.

Ala tercera va la vencida. Eso deben de pensar los responsables de la Diputación respecto de unas instalaciones que llevan años en barbecho. Una vez más, la Administración provincial intenta que se ponga en uso una infraestructura fundamental para potenciar el turismo en la comarca de El Condado. Lo hace con otra licitación de la zona de ocio del pantano del Giribaile, situada en el término municipal de Vilches.

Los pliegos para adjudicar el Complejo Turístico-Deportivo Giribaile Náutico contemplan un valor del contrato, sin incluir el IVA, de 2,98 millones de euros, en los ocho años de adjudicación previstos como tope. La fecha límite para presentar ofertas se sitúa en el próximo 19 de agosto. El proceso de licitación se abre después de unas recientes obras de acondicionamiento de los accesos, en las que la Diputación hizo un desembolso que rondó los 1,8 millones.

Pese a las tentativas fallidas de materializar la concesión, efectuados en 2016 y 2018, la administración que preside Francisco Reyes realizó también mejoras sustanciales en las instalaciones y consultó a los empresarios para conocer sus demandas y preferencias. Este proyecto iba de la mano del ejecutado en el Tranco de Beas, que sí funciona con normalidad desde hace unos años. Sin embargo, en el caso de las dependencias vilcheñas los intentos quedaron desiertos, pese a que se procuró hace una oferta atractiva.

La iniciativa, ya contemplada en el Plan Activa Jaén de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, contó también con apoyo de la Junta. El área, creada en el margen derecho del embalse de Giribaile sobre el río Guadalimar y próximas al muro de la presa, constan de un edificio de usos múltiples, un amplio aparcamiento, urbanización del entorno —terraza, zona de juegos y merendero—, un punto para la estancia de embarcaciones, un pantalán, una rampa de varada y un paseo. En cuanto al inmueble, distribuido en dos plantas, incluye almacén para equipos deportivos, vestuarios, salas para equipamientos náuticos, un punto de información al visitante, tienda, aseos, sala de usos múltiples y un área de cocina y cafetería.

En la actual convocatoria se exige que el complejo abra durante al menos 45 fines de semana al año y todos los festivos nacionales, autonómicos y locales a excepción de tres días que podrá elegir por el adjudicatario. El funcionamiento no será inferior a ocho horas por jornada.

El concesionario deberá equipar el centro con, al menos, cinco kayak insumergibles —más chalecos, palas, cascos y otros elementos—, y dos hidropedales. De manera opcional puede incorporar tablas de paddle surf, piraguas, más hidropedales, piraguas, bicicletas de montaña y embarcaciones de remo, vela o motor. Se exige la contratación, como mínimo, de una persona a jornada completa. Además, se regulan los precios y el consumo de agua y otros suministros. Para facilitar la adjudicación, se prevén, previa cita, dos visitas para los interesados en conocer el espacio. Una, el próximo miércoles —de diez de la mañana a una de la tarde— y otra, el 7 de agosto, con idéntico horario.