La barrera virtual contra atropello de linces ya está instalada en la carretera A-312 de Vilches

La Consejería de Medio Ambiente informe de que abarca 4 kilómetros con sensores a ambos lados, además de alertas sonora y luminosa

26 sep 2022 / 13:09 H.
Ver comentarios

La Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía ha instalado ya una barrera virtual en cuatro kilómetros de la A-312, a la altura de Vilches, para intentar evitar atropellos de linces. Básicamente, la barrera consiste en la colocación de sensores a los dos lados de la vía que detectan la luz de los vehículos a su paso por este punto concreto y activa una alerta sonora y también lumínica que llama la atención de los animales y los aleja de la carretera, informa este lunes el Gobierno autonómico. Es una que se inscribe en el proyecto europeo Life Safe-Crossing, cuya apuesta por las nuevas tecnologías es una de sus claves. La Junta de Andalucía tiene el estatus de socia beneficiaria en su desempeño para reducir el riesgo de atropello de fauna. La Consejería ha anunciado la instalación de sistemas de prevención de colisiones denominadas animal-vehículo en cinco puntos de las carreteras de Huelva a Sevilla, de Córdoba y de Jaén, que completarán otros dos sistemas también de base tecnológica destinados a reducir los atropellos de linces ibéricos en la comunidad y que ya están operativos. La utilización de estos sistemas la avanzó la Junta en septiembre de 2022.

El proyecto europeo, en el que la Junta es pionera en el uso de soluciones tecnológicas destinadas a impedir los atropellos de animales en las carreteras, agrupa a 13 socios de Italia, Grecia y Rumanía, para la preservación de la población de lobos y osos pardos, además de la del lince, exclusivo de Andalucía. Por lo pronto, en el marco de este Life que se desarrollará hasta 2023, la Junta ha colocado en los puntos más conflictivos de las carreteras 24 paneles de “neuromarketing” cuyo objetivo es llamar la atención a los conductores sobre la necesidad de controlar la velocidad ante la proximidad de población de linces ibéricos. La barrera virtual a lo largo de cuatro kilómetros en la carretera A-312 permite actuar no sólo en puntos concretos, sino a lo largo de tramos de carretera. Algo similar a los cinco sistemas de prevención de colisiones animal-vehículo (AVC-PS) que, además de una señal luminosa, ofrecerán una segunda señal sonora, en este caso para que la perciban tanto los animales como los conductores de los vehículos que circulen por estas carreteras. La previsión es colocar estos aparatos de última generación en dos puntos concretos de la carretera que une Sevilla y Huelva, en otros dos puntos de la provincia de Córdoba y uno más en Jaén. El consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, Ramón Fernández-Pacheco, ha valorado el uso de alta tecnología para la protección de la fauna y que estos sistemas que “por vez primera se van a instalar en España” son de entre diez y 20 veces más económicos que otros utilizados anteriormente con esta misma finalidad.

<i>Cachorros de Lince. / Archivo Diario JAÉN.</i>
Cachorros de Lince. / Archivo Diario JAÉN.

Utilidad y convectividad

“El proyecto Life Safe-Crossing pretende demostrar la utilidad de herramientas y mecanismos basados en nuevas tecnologías que finalmente resultan menos costosas que otras soluciones empleadas hasta ahora para reducir el riesgo de atropellos de animales y en especial del lince ibérico, además de mejorar la conectividad de sus poblaciones en el ámbito territorial en el que se implantan”, indica la Consejería.

“Las infraestructuras lineales de transporte contribuyen a la fragmentación de hábitats, además de favorecer la mortalidad de la fauna silvestre causada por atropellos”, añade para subrayar que, según la Dirección General de Tráfico, en los últimos años en España se producen unos 30.000 accidentes por fauna. Con el objetivo de proponer soluciones a este problema nació el proyecto Life Safe-Crossing para la prevención de colisiones mediante la adopción de soluciones tecnológicas. Mantienen a los animales alejados de las carreteras y prevenidos a los conductores que circulan por vías próximas a núcleos de población del oso pardo en los Apeninos y el lobo, en Italia, el lince ibérico en España y el oso pardo en Grecia y Rumanía.

Diario JAÉN
Provincia