Investigación y el futuro del olivar

Expertos andaluces participan en un programa europeo de prevención

22 ago 2019 / 11:19 H.

La Xylella fastidiosa, la bacteria que mantiene en alerta a todo el sector oleícola andaluz, cobró protagonismo en el encuentro celebrado ayer en la sede Antonio Machado, en Baeza. La Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) abordó esta materia en la conferencia titulada “El miedo a la Xylella”, que corrió a cargo de la doctora en derecho por la Universidad de Jaén (UJA) Purificación Gómez Matas, quien formó parte de un grupo de investigación de la UJA cuya línea esencial de análisis era la fiscalidad del olivar y del aceite de oliva, con especial atención a las catástrofes naturales que afectan a los agricultores.

La experta explicó cómo, actualmente, Andalucía lidera una investigación cuyo objetivo es el control y la propuesta de medidas de prevención de Xylella fastidiosa, denominada Proyecto Life Resilience, que pertenece al programa Life de la Unión Europea y cuenta con la participación de instituciones públicas y privadas de tres países europeos: España, Italia y Portugal. La finca “El Valenciano”, en Carmona (Sevilla), es una de las tres propiedades demostrativas que participan en este proyecto europeo —junto con “Charquerao” en Alandroal, Portugal, y “La Traversagna” en Pisa, Italia— que trabajan para demostrar mejores prácticas sostenibles y aplicar tecnologías de vanguardia.

Los profesionales del olivar se mantienen vigilantes y atentos ante esta bacteria, de origen centroamericano, pues, transmitiéndose de forma natural con ayuda de insectos vectores y afectando al normal flujo de la savia, puede llegar a provocar la marchitez, secado de hojas e, incluso, la muerte del árbol. Sin embargo, ante la “crisis de histeria” y el miedo que provoca esta plaga, Gómez aseguró que el futuro es convivir con la Xylella, avanzar en la adaptación y sustituir el olivar por otras variantes de esta especie que sean resistentes a la bacteria. Para ello, se debe mejorar la genética vegetal desarrollando y probando entre 10 y 20 nuevas variedades de plantas de olivo que sean resistentes a esta plaga.

Según la experta, la prevención, uno de los objetivos del proyecto Life Resilience, necesita una agricultura de precisión, buenas técnicas agronómicas tales como sensores, cámaras térmicas e infrarrojas, drones o satélites y, sobre todo, monitoreo constante para limitar la propagación de Xylella fastidiosa y otras enfermedades. Finalmente, Gómez aprovechó la conferencia para solicitar subvenciones más ágiles y de mayores cuantías e instituciones de actuación nacional ante estas catástrofes naturales que afectan a los agricultores.


PONENCIAS. La situación fiscal del pequeño y mediano olivarero, las ayudas de Estado a la producción o las almazaras industriales ante la Hacienda Pública. Estas son algunas de las materias, de inminente actualidad, que se presentaron, y presentan también durante el día de hoy, en las aulas del Palacio de Jabalquinto de la ciudad patrimonial.

De este modo, la primera semana de los cursos de verano de la UNIA en la Sede Antonio Machado de la ciudad patrimonial completó ayer su programación con el encuentro denominado “La fiscalidad del olivar ante los problemas de la empresa agrícola actual”. Este curso, con duración de 15 horas, estuvo dirigido por el catedrático de derecho financiero y tributario en la Universidad de Jaén Carlos López Espadafor y, en él, participaron expertos en el sector como Manuel Arroyo Colomo, Inmaculada Álvarez Delgado o Francisco Jesús Martínez Jiménez.