Actualizado
martes, 16 julio 2019
13:44
h
URGENTE

“Echo de menos la enseñanza”

Ver comentarios
|
24/06/2019

Muchos son los secretos del mar de olivos, innumerables. Y sobre ellos tratan de dar luz los ingenieros agrónomos. Entre ellos, Domingo Solís, que ha sido reconocido como colegiado honorífico del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos. “No creo haber hecho nada por merecerlo”, asegura con humildad este jiennense, con miles de kilómetros a sus espaldas y cientos de historias que contar. En esta nueva entrega de la videoentrevista “En primera persona”, promovida por el Colegio de Ingenieros Agrónomos, Solís habla de sus experiencias vitales, su crecimiento como profesional y como persona a lo largo de los años. Un hombre que a su edad se encuentra más activo que nunca y que siempre tiene un hueco muy especial para su tierra en el corazón.

En esta ocasión, la cita ha tenido lugar en la Almazara Cortijo Uribe, en la carretera que va de Torredonjimeno a Villardompardo. Un lugar en absoluto elegido al azar, pues es propiedad de su familia y donde Solís ha vivido grandes momentos de su juventud e infancia. Recuerda las primeras excursiones al cortijo, las horas transcurridas rodeado de olivos, cómo aprendía, día a día, de su padre, Domingo Solís, un revolucionario de su época que siempre intentó “dar una vuelta” a lo que se trabajaba en la almazara. Un hombre que “hacía de todo”, según relata su hijo y que él mismo también ha intentado mantener ese legado. Solís hace un recorrido por los momentos de su niñez, los atardeceres en el olivar y el olor del aceite, siempre presente en la memoria. Y es que, según confiesa, el aceite es “un bien imprescindible, un producto exquisito, único, que debemos valorar más”. “Es increíble lo que puede soportar un olivo, cómo el árbol se adapta a cualquier situación, al frío o al calor, para poder sobrevivir”. Un árbol del que se puede sacar una gran lección. Solís, asimismo, regresa en su relato a su época como profesor de Proyectos en la Universidad de Jaén. “Los jóvenes me daban vida, yo aprendía más de ellos que ellos de mí, fue una gran experiencia y la echo mucho de menos”, confiesa el jiennense, que por aquel entonces usaba sus conocimientos y los proyectos que realizaba para que los alumnos aprendieran “in situ” de la propia realidad. La videoentrevista está disponible en la web de Diario JAÉN.