Dos pioneros abren camino al cultivo del aloe vera en El Condado

Preparan un plantación experimental de media hectárea

12 jun 2019 / 19:30 H.

En estos momentos en España no hay producción suficiente para abastecer la demanda de aloe vera nacional ni europea. Sin embargo, tiene un potencial enorme para desarrollar este sector por sus condiciones climatológicas. Así, España aspira a ser el granero de aloe vera de Europa”. En una afirmación del presidente de la Asociación Nacional de Empresarios del Aloe, Pedro Peinado, y, en Jaén, ya hay varios emprendedores que le toman la palabra y comienzan a trabajar para la implantación del cultivo en la provincia. De hecho, en, Asocialoe, como se llama este colectivo, ya existen dos asociados jiennenses, en Martos, Olivar de Olee, que fueron pioneros y lo intercalan con el cultivo estrella de la provincia, e Ismael Olmedo y Pablo Toledo, dos emprendedores de Navas de San Juan que pretenden implantar este cultivo en El Condado.

Convencidos de que es una oportunidad de diversificar la economía de la comarca, ultiman ya los preparativos para, en las próximas semanas, plantar unas 3.000 unidades, lo que será, en sus cálculos, una media hectárea. Es, como explica Olmedo, un primer paso experimental para comprobar si las condiciones de este terreno le son propicias. “Queremos ver cómo se adapta y su funciona”, asegura.

Con un terreno que, a priori, no tenía muchas opciones para cultivar otros productos —con pendiente y poco fértil—, el aloe vera se cruzó en sus caminos y, tras informarse, decidieron que podría ser una buena opción: “Crece en terrenos casi desérticos, no requiere de mucha agua. En cambio, las bajas temperaturas del invierno sí le afectan”. De hecho, esta última cuestión les preocupa, pero tratarán de protegerlas con mantas térmicas. “La primera prueba de fuego es el próximo invierno”, apunta.

El ciclo de cultivo hasta la primera “recolección” es de tres años, un periodo corto si lo comparan, como explican, con otros cultivos alternativos, como apuntan, el pistacho, que es de cinco. En cuanto a la venta de la producción, existen varias posibilidades, la primera, hacerlo a través de los contactos de Asocialoe o, la segunda, transformar directamente ellos el producto, una opción que, sin duda, resultaría más interesante para la zona, por las posibilidades de crecimiento. “Los cálculos que nos dan desde la asociación son optimistas pero, si aplicamos coeficientes menos ventajistas, estamos seguros de que la inversión se recupera”, apunta el navero.