Detenido un “youtuber” que enseñaba a fabricar armas

Los agentes arrestan también al traductor al árabe de los vídeos

17 feb 2016 / 09:41 H.

Alejandro C. M., vecino de Marmolejo, de 48 años, está detenido. Se trata de un “youtuber” que acumula millones de reproducciones en los vídeos que cuelga en la red, en los que explica cómo fabricar armas artesanales con piezas que están al alcance de cualquiera. El catálogo incluye ballestas, estrellas ninja y hasta armas de fuego. Una veintena de agentes de la Policía Nacional, con autorización del Juzgado número 3 de Andújar, participó en una llamativa operación en el municipio marmolejeño, que incluyó el registro del taller del manitas, la casa de sus padres, en la calle Calvario, una vía que conduce al balneario, y su propio domicilio. El Cuerpo guarda silencio sobre los motivos del arresto, ya que deja claro que el “operativo” todavía está en marcha. Sirva como pista de los motivos de esta acción policial que, en 2013, a este marmolejeño ya le pusieron los grilletes, aquella vez la Guardia Civil, por dar pelos y señales en su canal de Youtube, por ejemplo, de cómo hacerse con una pistola de siete disparos con una caja de zapatos y gomas del pelo.

No obstante, hay una diferencia con respecto a la investigación de la Benemérita que saltó a la luz pública en julio de 2013. Ayer, según las fuentes consultadas, no solo se detuvo a Alejandro C. M., sino que también fue arrestado uno de sus “colaboradores”. Se trata de un joven, de origen marroquí, que hacía de traductor en lengua árabe de los tutoriales del marmolejeño. Mientras que el español fue conducido a la capital jiennense, el otro sospechoso fue trasladado, pasadas las seis de la tarde, a las dependencias policiales de la vecina Andújar. Como en el caso de Alejandro C. M., el segundo detenido es conocido también en Marmolejo, por su trabajo en el bazar de su familia en esta población, de unos siete mil habitantes. El objetivo de los agentes fue, al parecer, tratar de localizar armas y piezas para su fabricación durante los registros practicados. Además, fue intervenido material informático. Los policías acudieron a la sede del Ayuntamiento de Marmolejo, donde solicitaron documentación al área de Urbanismo, para comprobar las licencias de las viviendas a las que entraron y en las que, como se explicó a este periódico, se habían ejecutado obras para la apertura de zulos y diversos escondrijos.

En el despliegue, la fase final de una operación que comenzó en Jaén, participó el Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT) de la Policía Nacional, desplazado desde la capital de España, además de otros agentes de la provincia, con el respaldo de la Guardia Civil. Alejandro C. M. asistió, esposado, a los registros en las casas a las que accedieron con autorización judicial los policías. En verano de 2013, cuando ya fue arrestado, la Benemérita encontró pistolas y escopetas, botes de pólvora, un puntero láser e, incluso, un lanzallamas artesanal.