Actualizado
sábado, 17 agosto 2019
10:43
h
URGENTE

Detenido el presunto autor del aviso de bomba en Carrefour

El arrestado es un vecino de Úbeda de 46 años, extrabajador del centro comercial

La tranquilidad de Úbeda se vio perturbada el sábado de la pasada semana, 29 de diciembre, después de que, e las 17:50 horas, la Policía Nacional recibía una llamada en la que se avisaba de la colocación de un artefacto explosivo en el centro comercial de Carrefour. El comunicante advertía de su inminente explosión de la bomba. Rápidamente, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado activaron el protocolo previsto para estos casos, pues España se encuentra en nivel cuatro de alerta antiterrorista, lo que implica un alto riesgo de atentado en todo el país.

La Policía Nacional ya ha detenido al presunto responsable de los hechos, un vecino de la ciudad de 46 años, extrabajador del centro comercial. Desde una cabina de la ciudad —punto de partida de las posteriores pesquisas—, el individuo hizo una llamada en la que llegó a decir, con supuesto acento árabe: “Hoy vamos a volar por los aires al infiel francés, desalojen el centro si no quieren lamentar cientos de muertos. Alá es grande”. Los investigadores abrieron diferentes líneas de indagación con el fin de esclarecer los hechos y su autoría. Finalmente, consiguieron identificar al presunto autor del delito. Tras establecer diferentes vigilancias, los agentes le detuvieron. Una vez en comisaría, el arrestado reconoció haber realizado la falsa llamada de amenaza y manifestó que solo se trataba de una broma. Los han realizado una estimación aproximada del daño económico producido al centro comercial, aparte de en los establecimientos y cines de la zona, aparte de una valoración económica del coste de los servicios públicos que se movilizaron —Policía Nacional, Guardia Civil, Bomberos y sanitarios—.

Después de la llamada, ante la supuesta amenaza, de inmediato se activaron los protocolos específicos establecidos, dirigiéndose al centro comercial agentes de Seguridad Ciudadana, la Policía Judicial e Información apoyados por dotaciones de la Guardia Civil y la Policía Local, estableciendo un cordón de seguridad, acordonando la zona y el cerramiento del parking, chequeando e inspeccionando los vehículos allí estacionados. Con la ayuda de los vigilantes de seguridad y personal empleado del centro comercial, esa misma tarde los agentes realizaron de manera discreta una inspección por todas y cada una de las dependencias del mismo, con el fin de detectar algún paquete o persona sospechosa. En el rastreo encontraron dos mochilas, aparentemente abandonadas en el suelo, que se hallaban en una de las puertas de acceso público. Ante este descubrimiento y tras establecer el oportuno cierre de la zona, se ordenó a los responsables del centro que se comunicara, sin crear la menor alarma posible, el desalojo inmediato de forma ordenada del establecimiento. En el momento en el que se evacuaba el local, dos ciudadanos subsaharianos se acercaron a las mochilas con la intención de cogerlas, siendo rápidamente interceptados por los investigadores, manifestando éstos que éstas eran de su propiedad y que las habían dejado al no poder acceder al interior del establecimiento con ellas para realizar unas compras. Tras su identificación y comprobar que en su interior solo se encontraban efectos personales se les permitió su salida. Pasadas dos horas desde la recepción de la llamada y tras completar la inspección, tanto del establecimiento como de los vehículos que se encontraban en el parking, se comunicó a los responsables del centro que dejaran libres los accesos y se volviera a la normalidad y se retiró el cordón policial establecido por seguridad.