Cazorla se llena de visitantes que buscan tranquilidad y aire puro

La hostelería, que aún no está abierta al 100%, empieza a recobrar vitalidad

05 jul 2020 / 09:47 H.
Ver comentarios

Las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas están exuberantes después de una primavera generosa en agua. Si se contempla exclusivamente la naturaleza nadie diría que en la zona también se vivieron semanas difíciles de estado de alarma. Esta zona de la provincia es un refugio para los amantes de la tranquilidad y el medio ambiente, incluso en tiempos pandémicos.

Los empresarios notan cómo en el parque crecen gradualmente las reservas, aunque resulta obvio que no se llegará a los niveles de otros veranos. Sin embargo, está claro que esta extensa área juega con ventaja en comparación con el turismo de sol y playa, máxime cuando, por si fuera poco, cuenta con agua en abundancia. El motivo radica en que el cliente de interior ve estos destinos como más seguros. Una de las causas principales, que están menos masificados.

Los visitantes de este paraíso tienen otro motivo para sentirse más relajados, la incidencia del coronavirus durante la primavera fue bajísima, en algunos lugares prácticamente nula. Aunque los establecimientos hosteleros y los alojamientos no están abiertos del todo, actualmente se estima que el porcentaje ronda el 95%.

Todos los negocios están adaptados de manera escrupulosa a los protocolos marcados desde el Ministerio de Sanidad. Para aumentar si cabe las garantías, se trata, por lo habitual, de restaurantes y hoteles familiares, en el que los propietarios conviven con los visitantes, que, a menudo, son sus amigos. Son familiares, conviven con los clientes, por lo que se esmeran en que su fuente de ingresos se encuentre en las mejores condiciones posibles. El turismo representa un puntal para la economía de estos pueblos, el principal sustento para buena parte de la población a lo largo del año.

Para las próximas semanas, los establecimientos del Parque Natural de las Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas cuentan con una oferta muy completa a unos precios competitivos. Los empresarios han hecho un esfuerzo especial para que se disponga de los diferentes contenidos, siempre con respeto a las prescripciones higiénico-sanitarias. Entre las propuestas se encuentran el senderismo, las rutas en bicicleta o en caballo y deportes en contacto con la naturaleza, principalmente el agua. Un verano más, el pantano del Tranco de Beas, que acoge el barco, está entre los lugares con más tirón para refrescarse de los rigores estivales. Las excursiones por el medio natural permiten disfrutar de los paisajes y la riqueza botánica y faunística de las dierras. Estas propuestas se complementan con las visitas a los pueblos y las aldeas diseminados por el territorio, que ofrecen un patrimonio monumental y sociológico muy interesante, con la gastronomía y las tradiciones como dos de los puntos más fuertes.



Provincia