Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
21:47
h
URGENTE

Golpe al sector vitivinícola local

La cooperativa, conocida por la población como La Pisa, cierra después de décadas de labor
Ver comentarios
  • INMUEBLE. Exterior de las instalaciones de la cooperativa llamada popularmente La Pisa.
    INMUEBLE. Exterior de las instalaciones de la cooperativa llamada popularmente La Pisa.

Una de las grandes señas de identidad de Bailén, La Pisa —nombre con el que se conoce popularmente a la cooperativa vinícola Santa Gertrudis— cierra. Las instalaciones permitieron obtener caldos en distintas denominaciones —Marqués de Portugalete, Duque de Bailén, Batalla 1808 y María Bellido—, sin olvidar los jóvenes blancos, rosados y tintos como Amanecer Andaluz y Atardecer Andaluz. La disminución del número de cepas, con la consiguiente reducción de producción, unida a la deuda que arrastraban las nuevas dependencias de la cooperativa motivaron, principalmente, la desaparición de una empresa fundada en 1964.

Y es que las cifras actuales son preocupantes. En 2018 se recogieron 72.000 kilos de uva, una cifra superior a los 63.000 kilos de 2016, pero muy lejos de los datos de 2014, cuando se recogieron 282.000 kilos de uva. En 2013 fueron 211.000 y en 2012 rondaron los 166.000, mientras que se contabilizaron 178.000 en 2011.

Pero si algo hace especial a sus vinos más representativos como el Duque de Bailén o el María Bellido es que llevan en su composición uva La Molinera. Las vides que siempre han sido cultivadas en esos mismos cerros donde se enfrentaron españoles y franceses siguen perteneciendo a variedades autóctonas de la "zona de la Batalla". Un tipo de uva rara que no está clasificada y que fue analizada por los expertos enólogos jerezanos, que descubrieron que no existe en otras partes del mundo. Los viñeros denominaron al fruto la molinera de Bailén". De igual forma, en el municipio también se encuentra la variedades comerciales tempranillo, cencibel y cabernet sauvignon, que constituyen, actualmente, la base de sus vinos.

María Teresa Cabrera, presidenta de la cooperativa confirmó el cierre y explicó que la situación resulta muy compleja “por la falta de materia prima, al arrancar el viñedo”. Cabrera afirma que hay una propuesta en firme de compra de las instalaciones que podría paliar la deuda. Añade que prácticamente no quedará vino en la bodega. La presidenta de la cooperativa precisó: “Hemos llegado a tener hasta tres ofertas de compra, pero no sabemos para qué serían, las instalaciones tienen un sitio estratégico y lo que estamos intentando es que si viene una empresa y trae puestos de trabajo es beneficio para el pueblo”. Asimismo, indicó que se intentaron reuniones con la Diputación y que, hace menos de un mes, se entrevistó con la delegada de Agricultura, Soledad Aranda, para ver qué se hace con la uva autóctona de Bailén. Recalca que se está a la espera de respuesta de la Junta de Andalucía.