Actualizado
lunes, 19 agosto 2019
21:47
h
URGENTE
  • Image
En su primera legislatura, el alcalde de Villatorres asegura el esfuerzo e ilusión de su equipo de Gobierno en la preparación de las fiestas de Vados

—Su primer año al frente de la Alcaldía de Villatorres, ¿cómo ha vivido los preparativos previos a las fiestas de Vados?

—Es cierto que, aunque este año sea mi primer año como alcalde de Villatorres, en la legislatura pasada ya tuve un puesto de responsabilidad como concejal, de Festejos, concretamente. Esto hace que viva las fiestas con un interés especial y comparto la ilusión que viven Juani Rodríguez, la pedánea de Vados, y toda renovada su Comisión de Festejos. Los preparativos se llevan a cabo con mucha responsabilidad, esfuerzo y, en el caso de la pedánea y la Comisión de Festejos, con algunas dudas pues esta ha sido su primera vez al frente. En todo caso, creo que predomina la ilusión y que la base de estas fiestas, como en las relaciones humanas, es las ganas de que la gente comparta momentos de tranquilidad en sintonía con sus vecinos.

—Desde el Ayuntamiento de Villatorres se ayuda a Vados económicamente en la preparación de las fiestas. ¿Cómo organiza esto el equipo de Gobierno?

—La Alcaldía tiene delegadas todas estas funciones a la concejal de Festejos, Yasmina Crespo, y al de Deportes y Cultura, Juan Ángel Palomo, por tanto, ellos son quienes tienen una relación más directa referente a estos temas. Nosotros, principalmente, nos encargamos de los gastos de mayor volumen tales como la contratación de orquestas o la impresión del libro. Y, por otro lado, la Comisión de Festejos de Vados maneja un pequeño presupuesto y se encarga de otros gastos más pequeños para las más de cuarenta actividades que se llevarán a cabo.

—¿Varía esta ayuda presupuestaria en función de la población?

—El factor poblacional no se puede tener en cuenta para ayudar a nuestros vecinos ya que, aunque sean pocos, se merecen tener la misma dignidad como ciudadanos que los de otros pueblos más grandes. Además, esta celebración tiene un handicap y es que las fiestas en agosto siempre son más caras que en otras fechas del año. Por lo tanto, nosotros no tenemos en cuenta estos factores en la organización presupuestaria sino que consideramos que las fiestas deben ser lo más dignas y variadas posible para que satisfagan a todo el mundo.

—¿Qué destacaría usted de las fiestas de Vados?

—Algo que me gustaría destacar es una actividad que, aunque ya se ha celebrado, considero que ha marcado, en positivo, el inicio de estas fiestas y es la inauguración del cine de Vados de Torralba. Este acto se realizó el domingo y ha supuesto una dosis extra de ilusión para la gente que es de allí, sobre todo para la gente mayor que recordaba ese cine. Se trata de un edificio público espectacular y la inauguración de un espacio cultural de esa envergadura en una población tan pequeña nos hace estar contentos y orgullosos.

—¿Por qué se deben visitar las fiestas de Vados?

—Porque hay actividades para todos los gustos y edades, especialmente, para los niños. Esto es por un defecto profesional ya que, como maestro que soy, nos centramos mucho en la infancia y, tanto a los concejales como a la alcaldesa pedánea, les digo que hagan hincapié en este público ya que son los más agradecidos. Al fin y al cabo, se trata de pasar unos días en compañía con la familia y los seres queridos.

—¿Qué proyectos tiene durante esta legislatura para mejorar el núcleo de Vados?

—La subsistencia de pueblos tan pequeños como Vados pasan por la apuesta, no solo desde el Ayuntamiento que, por desgracia no tiene todas las competencias, sino también desde otras administraciones superiores, de creación de empleo. Esta es la clave para fijar población al territorio y que puedan tener futuro en su pueblo. Obviamente, a nosotros nos corresponde que Vados tenga los servicios adecuados y que dispongan de la mayor cantidad de posibilidades para que no se tengan que desplazar. Aún así, el empleo debe ser la prioridad. Vados de Torralba se formó en los años cincuenta y giraba en torno a la agricultura y, en mi opinión, no hay que dejar de lado este aspecto ya que se encuentra en una situación privilegiada, cerca de Jaén, Linares y del río Guadalquivir y, además, posee tierras muy aprovechables para explotarse. En definitiva, son muchos ingredientes que no se pueden dejar de lado si queremos que Vados siga prosperando. La intención que tenemos desde el Ayuntamiento es que, tanto Vados de Torralba como Torrequebradilla, que son las dos pedanías más pequeñas que tenemos, no decrezcan. El reto demográfico es el principal reto de los municipios, es decir, que no siga habiendo éxodo de los pueblos a las ciudades.

—¿Qué valoración hace de su equipo de Gobierno?

—Quizás yo no sea la persona más adecuada ya que, obviamente, mi valoración no puede ser objetiva porque tiene otras connotaciones. Sin embargo, sí que tengo más criterio que otras personas para poder decir cómo son y cómo trabajan mi equipo de Gobierno ya que paso el mayor tiempo del día con ellos. Así que puedo asegurar que el trabajo que están haciendo y que han hecho durante estos dos meses demuestra lo que yo ya sabía, es decir, que el compromiso y las ganas que tienen de servir a los demás está muy por encima de cualquier otro tema. Aunque sea un año de transición, ya que todos necesitamos adaptarnos y al margen de que nos equivoquemos, como humanos que somos, mi equipo de Gobierno está demostrando que su trabajo, empeño e ilusión —lo que es primordial en pueblos pequeños ya que si no trabajas con ilusión, la mayor parte de las cosas que hagas tendrán alguna carencia—, está dando unos muy buenos resultados.

El tiempo - Tutiempo.net