Actualizado
lunes, 17 junio 2019
18:10
h
URGENTE

“Solo pensaba en compartir lo que ocurría en el pueblo con sinceridad y cariño para que lo vieran desde cualquier parte”

PREMIO vialterra
Ver comentarios
|
08/02/2019
  • Image

Francisco Berrio se metió de lleno en el mundo 2.0 cuando éste “andaba en pañales”, en aquel lejano 2001. “Entonces no había iPhones”, explica este vecino de Torrequebradilla, autor y propietario de la página torrequebradilla.com, donde, como no podía ser de otra manera, el protagonista indiscutible es su municipio. Berrio cuenta cómo su casa fue la segunda que obtuvo conexión a internet de todo el pueblo, toda una novedad por aquel entonces, y fue al ver la primera página web cuando le surgió el “gusanillo” por sacarle partido y dar a conocer su querido municipio. “Empecé con cosas sencillas, poco a poco, como en la película de Forrest Gump, cuando comienza a caminar y caminar, sin pensar en nada más. Yo caminé pensando en mi pueblo, compartiendo lo que ocurría con sinceridad y cariño, sin darle demasiadas vueltas”, confiesa. Con tiempo y esfuerzo la página ha ido acumulando seguidores habituales y se ha convertido en un referente para cualquier vecino de Torrequebradilla. No hay más que fijarse en los números. Con apenas 311 habitantes, la media de visitas mensual ronda entre los 400 y 500 usuarios, mientras que en actos especiales como fiestas se multiplican y superan fácilmente las 1.500 visitas. La implicación de los vecinos también ha ido en aumento y es importante para la página. “Todos me conocen, saben que es para subir fotos e información a la web, así que a veces me llaman para que puedan verles fuera de aquí”, cuenta, y es que hay personas con familiares en Barcelona, Chile o Brasil, entre otros, que esperan con ganas la publicación de las fotografías de los encuentros para poder tener noticias de primera mano de sus seres queridos. El archivo fotográfico que contiene es importante, con jóvenes protagonistas en 2002 que ahora son padres o madres y pueden acceder a su propio “álbum familiar” de vivencias del pueblo a través de esta página web. “Tampoco hay alternativa”, lamenta Berrio, pues aunque hoy día se disponga de medios como Facebook o Twitter, ahí se publican “fotos sueltas”, mientras que para ver un archivo más completo, con decenas de fotos o vídeos completos de conciertos y pregones, hay que acudir a su página. Empezó como un hobby pero prácticamente es una “labor social”. Tal como cuenta, es un trabajo sacrificado que hace de forma voluntaria y que le resta horas para realizar otro tipo de actividad. “Yo no me considero importante, a cada uno se le da bien una u otra cosa, yo solo lo hago con mucho cariño”. Berrio se muestra “muy contento” con el premio, y espera que sirva de reconocimiento también para Torrequebradilla.