Actualizado
miércoles, 24 julio 2019
02:59
h
URGENTE

Una jornada de viva tradición

El espléndido sol alumbra las imágenes de San Isidro y la Virgen de la Cabeza

Alegría y tradición se entrelazan en la festividad del 15 de mayo en la pedanía iliturgitana de los Llanos del Sotillo, con motivo de la celebración en honor de su Patrón, San Isidro Labrador. Alrededor de las siete de la tarde y después de la celebración litúrgica oficiada por el arcipreste de Andújar, Pedro Montesinos, comenzó uno de los actos más esperados por los habitantes del Sotillo, que les hizo que se transportaran en el tiempo y que recordaran épocas pasadas.

La imagen de San Isidro procesionó por las principales calles del distrito. Allí, con trajes de flamenca y sus mejores galas, los habitantes del lugar formaron parte del cortejo procesional y portaron las andas donde su venerado patrón lucía con esplendor.

Tras él, y junto al estallido de cohetes, una imagen de la Virgen de la Cabeza ampliamente exornada con flores primaverales culminaba el desfile, que junto a vítores y pétalos, regalaba momentos de emoción. Pero esto fue solo el día central de la celebración, En las vísperas a la jornada grande, Juani García fue la encargada de pregonar las fiestas de Llanos del Sotillo, con una exaltación que estuvo cargada de vivencias y puros sentimientos hacia el patrón de los labradores.

Además, la pedanía se encuentra en fiestas y, en estos días, celebran diversos juegos y actividades típicas, así como actuaciones. En definitiva, se trata de una semana cargada de emociones y de diversión, que en la jornada de ayer fueron engrandecidos por la procesión de San Isidro, a hombros de su pueblo, y de la imagen de la Virgen de la Cabeza que allí se venera. Se trata de días de reencuentro con familiares y amigos que, por necesidades de la vida, tuvieron que marchar fuera no solo de la pedanía, sino de tierras jiennenses en la búsqueda de un porvenir mejor. Al encuentro con su patrón, le ofrecieron su gratitud por el amparo que San Isidro reparte sobre todos los habitantes de los Llanos del Sotillo y de quien deposita en él sus plegarias y rezos día tras día.