Obras para la salvación del convento de las dominicas de Alcalá la Real

El PSOE anuncia que la Diputación aportará dinero y pide al Gobierno local y a la Junta que muevan ficha

27 nov 2022 / 20:20 H.
Ver comentarios

El llamamiento de las monjas dominicas de Alcalá la Real para salvar su casa, el Real Monasterio de la Encarnación, situado en El Llanillo, ya da sus frutos. La petición de ayuda económica se convirtió en todo un fenómeno mediático, hasta el punto de que se implicó el mismísimo Iker Jiménez. Tanto es así que las esperadas obras ya están en marcha. Comenzaron por el lavadero y la tapia, muy deteriorados. Se terminará en Navidad. A partir de ahí quedará pendiente, a partir de abril, el grueso de la intervención, la cubierta del inmueble.

Sin embargo, todavía no se cuentan con los recursos económicos necesarios. La priora, sor Carmen Rosales, explica que el presupuesto de 330.000 euros es una estimación que probablemente se quede corta. En virtud de las aportaciones realizadas con las colectas, detalla, no se ha conseguido aún ni la mitad de la citada cifra. Por ello, anima a colaborar.

Surge un apoyo fundamental a la iniciativa, que tanto eco ha tenido en la sociedad. La portavoz del PSOE, Elena Víboras, anuncia a Diario JAÉN que la Diputación ha confirmado que aportará una cantidad que se conocerá en cuestión de días. La política socialista, en la línea de la moción presentada por su grupo y aprobada, hace unas semanas, en el pleno de Alcalá la Real manifiesta que ahora le toca mover ficha al Ayuntamiento y a la Junta de Andalucía, Administración que, dice, tiene competencias en lo referente a monumentos y patrimonio. “Esperamos que se retraten y no escurran el bulto”, explica la responsable. La priora valora la ayuda anunciada y las que vengan.

tradición. Este año, la comunidad dominica alcalaína, formada por quince religiosas, mantiene la elaboración de los dulces navideños, que se interrumpió durante la pandemia. Se comercializan en el torno o a través del número de teléfono del cenobio, el 953 58 14 24. Entre las delicias, hay almendrados, higos, batatines, trufas, roscos de anís, cordiales, roscos de vino, mantecados, polvorones de chocolate y, como novedad, tejas. La madre Carmen Rosales señala que se ve más receptividad este año entre la población, incluida las de las aldeas. Adelanta que los precios, pese a la inflación, se mantienen en los niveles que había cuando se empezó hace cinco o seis años. “Todo lo que nos entre viene bien”, precisó a este periódico la superiora del convento.

Diario JAÉN
Alcalá