La Policía Local interrumpe el robo en un céntrico estanco

Una banda de encapuchados huye después de llevarse dinero y tabaco

24 oct 2018 / 11:35 H.

La placa de alarma que luce la fachada no disuadió a los ladrones que pretendían “reventar” el estanco de El Llanillo. Sin embargo, la llegada de la Policía Local interrumpió el robo y redujo considerablemente el botín final. Según las fuentes, se hicieron con cuatrocientos o quinientos euros de cambio en monedas y varias cajas de tabaco, con un valor económico todavía por cuantificar.

La escena que presenciaron los vecinos fue espectacular. Sobresaltados por el ruido se despertaron e, impactados lo vieron todo asomados a sus balcones. Los delincuentes emplearon un coche de alta gama, en concreto un BMW X6 negro, para destrozar el cierre, tras atarlo y tirar de él. Con el automóvil subido a la acera metieron el género y las bolsas de dinero.

Después de recibir aviso de la ciudadanía, la Policía Local entró en El Llanillo desde la zona del pilar de los Álamos. Los habitantes del entorno se sorprendieron con la rápido reacción de los cacos, probablemente alertados por algún compinche. La marcha fue tan precipitada que quedaron monedas esparcidas en la calle. Los agentes intentaron perseguir a los asaltantes, pero en la bifurcación del bar El Pireo se les perdieron de vista. Luego los policías, con pistolas —ya que los ladrones iban armados y era probable un tiroteo si alguno seguía allí— volvieron al local, por si había quedado alguno. Esperaron la llegada del dueño, que tuvo que quedarse allí unas horas para vigilar la entrada. Los malhechores habían estado antes en Movistar, un negocio que fue robado hace unos meses, pero la presencia de coches abortó la posibilidad de forzar el acceso con el mismo procedimiento usado en el estanco. El nivel de la banda es tal que todo indica que hicieron sonar la alarma de la ITV como “señuelo” para que las Fuerzas de Seguridad estuvieran alejadas. El grupo, muy activo, usa un vehículo con matrícula acabada en FLM sustraído en Martos. Horas antes los ladrones habían desvalijado una tienda de móviles en Lucena (Córdoba). Son tan rápidos que después del robo de Alcalá la Real consiguieron escapar “a toa pastilla” de las patrullas desplazadas a la Autovía del Olivar.