Vía para “volar” y no “botar”

Los operarios de la Junta finalizan las obras del camino de la Fuente de la Peña

23 mar 2016 / 12:47 H.

Como querer es poder, el asfalto del camino de la Fuente de la Peña ya luce llano con un alquitranado negro impecable. Sobre el terreno, los vehículos discurren como si flotaran. Nada que ver con el campo minado de socavones que lo convertían en una atracción para los más pequeños y en un suplicio para los propietarios de los coches, motos o camiones. Según indica el delegado de Fomento, Rafael Valdivielso, ya está todo el asfalto terminado, a falta de la pintura de los pasos de peatones y de los pasos elevados. “La fase del alquitrán ya está acabada. Para hoy a mediodía o, como muy tarde el lunes a primera hora, se pintarán las señales horizontales, que necesitan un doble componente antideslizante ante el que hay que esperar”, explica el representante autonómico.

De esta forma, Valdivielso destaca que los trabajos se han realizado “en tiempo y forma”. Concretamente, las máquinas comenzaron a funcionar el pasado viernes como respuesta del acuerdo entre el Ayuntamiento y la Junta para solucionar el mal estado de la carretera. El deterioro era tal que los técnicos decidieron realizar un fresado del terreno. “Se trata de levantar el hormigón y cubrir el suelo con unos cinco centímetros de asfalto”, detalla Rafael Valdivielso. Aunque la meteorología ha jugado a favor de las obras, el remate final de la pintura puede que tenga que esperar ante la antesala de las vacaciones de Semana Santa. La intervención era urgente y las manifestaciones por parte de los vecinos se habían endurecido en las últimas semanas. Y es que, según informa el delegado autonómico, la Intensidad Media Diaria (IMD) de este camino es de entre 4.000 y 5.000 vehículos. “Se trata de un flujo altísimo”, apunta Rafael Valdivielso.

A punto de finalizar la intervención, los vecinos y usuarios de la carretera manifiestan, desde las redes sociales, su satisfacción, ya que el problema llevaba enquistado años. “Esto es un acuerdo entre dos instituciones, que se ha producido cuando el Ayuntamiento fue receptivo a una reunión”, destaca el representante andaluz, quien destaca que no quiere entrar “en disputas” con los vecinos, a la hora de achacar el mérito del anhelado arreglo. En cualquier caso, hay que recordar que la federación vecinal OCO y las asociaciones “La Gloria”, de la Glorieta, y “Cauce”, de La Alcantarilla, movilizaron a los residentes y cortaron el tráfico para colocar un peaje simbólico con el objetivo de recaudar fondos y arreglar la carretera.

Finalmente, el alcalde, Javier Márquez, y el delegado Rafael Valdivielso llegaron a un acuerdo salomónico, después de meses negando su responsabilidad sobre la calle. El pacto definitivo quedó en que la Junta asumía la inversión del arreglo integral, con un coste de unos 60.000 euros aproximadamente, y el Gobierno local se encargará del futuro mantenimiento.