¿Una solución con “truco o trato”?

El plan del PP necesita al Gobierno y a la Junta, una reducción de plantilla y devolver la deuda en 40 años

01 nov 2016 / 17:27 H.

Truco o trato?”. La importada fiesta de Halloween ha popularizado esta pregunta. La formulan los niños que van de casa en casa, disfrazados, pidiendo dulces. El edil de Hacienda, Manuel Bonilla, presentó, ayer, a los ediles de la oposición el plan económico-financiero al que le obliga la Ley de Estabilidad Financiera y Sostenibilidad Presupuestaria, por incumplir, sistemáticamente, desde 2013, las promesas de ajuste con las que ha sustentado las inyecciones de liquidez de las que se ha beneficiado en estos años. Pero lo que plantea, ¿es un truco o un trato? ¿Susto o muerte?

El documento, que toma como base el plan que se expuso a la oposición en junio, en otra Comisión de Hacienda, y propuestas contenidas en el último plan de ajuste que presentó en abril, plantea —resumió la viceportavoz del PSOE, Mercedes Gámez, en un comunicado— un nuevo préstamo de 130 millones para devolver los 253 de los que el Ayuntamiento se benefició en el marco del pago a proveedores; pretende devolver 370 millones de deuda a largo plazo en 40 años y pide otros 30 más en préstamo, que devolvería igualmente en 40 años, para convertir la de corto plazo a largo.

En el apartado económico, el plan prevé peticiones de liquidez al Ministerio de Hacienda y a la Junta por un montante global de 82 millones durante “5 o 6 años”, y cuenta con conseguir los 15 millones de fondos europeos para la estrategia DUSI, indicó el portavoz de Jaén en Común (JeC), Manuel Montejo. Entre las medidas de control del gasto, y en línea con los últimos planes de ajuste, plantea una reducción del 3% anual durante una década del capítulo 1 de Personal, con jubilaciones y un plan de prejubilaciones, “si el Ministerio lo acepta” —apuntó el edil no adscrito Iván Martínez— un recorte del 2% anual en gastos corrientes, por el mismo periodo. En un comunicado en el que no detalló medidas, Bonilla urgió a la oposición a que, “a la mayor brevedad posible”, aporte “aquellas medidas que estime necesarias”, puesto que el plan debe ser remitido al Ministerio de Hacienda y a la Junta, como administración “tutelante”, el próximo día 10. Y expresó su confianza en que este documento “sirva de hoja de ruta en la ayuda que puedan aportar ambas administraciones”. Si el planteamiento conduce a la solución del Ayuntamiento o a su definitivo hundimiento lo dirá el tiempo. De entrada, la Corporación está dividida.

Los ediles no adscritos lo recibieron con satisfacción, “engloba aspectos” que proponían en su Plan de Saneamiento y Racionalización (Prasana). “Con el plan que ha presentado Bonilla, incrementado con aportaciones del resto de los grupos, el Ayuntamiento alcanzaría el equilibrio financiero en 6 o 7 años y, en 10, con la refinanciación de la deuda, ingresaríamos más de lo que se gasta”, vislumbró Martínez.

La viceportavoz socialista criticó que el PP pidiese ayer “responsabilidad” a la oposición para sacar adelante este plan “cuando ha esperado al límite del plazo para entregarlo”. Y sentenció: “Esto es una muestra de la deriva y el sin ton ni son con los que trabajan el alcalde y su gente”, a quienes calificó de “los más irresponsables porque llevan las riendas del Gobierno local”. Por su parte, Montejo lamentó que, en esta situación, “la única solución que plantea el PP se la misma”. “Reduce el empleo público, mantiene todos los beneficios a las concesionarios y se basa en una previsión de liquidez irreal, que ni siquiera ha solicitado”, criticó, para rematar: “Llamar a esto un plan de saneamiento y financiación es ridículo”.