Se rompe una racha de tres meses sin víctimas

Tráfico contabiliza once fallecidos en accidentes de circulación registrados en la provincia en lo que va de año

19 jul 2019 / 12:16 H.

El accidente registrado ayer en Lupión y en el que perdió la vida un vecino de la pedanía de Guadalimar, de 53 años, trunca una racha de más de tres meses sin víctimas mortales en las carreteras y vías urbanas de la provincia. “Es una pena, porque llevábamos un importante periodo de tiempo sin fallecidos”, explica Juan Diego Ramírez, el jefe provincial de la Dirección General de Tráfico (DGT). En lo que va de año, las estadísticas oficiales recogen que once personas han muerto en el asfalto, como consecuencia de un siniestro. El balance refleja que seis de las víctimas perdieron la vida en cinco accidentes mortales registrados en carretera. El año pasado, por estas mismas fechas, se contabilizaron ocho fallecidos. Los datos en vías urbanas son bastante más negativos: en los seis primeros meses del año, se han registrado cuatro víctimas, por las dos que produjeron en el primer semestre del pasado ejercicio.

El año empezó muy mal. De hecho, el primer trimestre concentra nueve de los once fallecidos en accidentes de tráfico. El primer percance mortal se produjo el 11 de enero, después de que un motorista de 37 años colisionara con un autobús en la A-44. Apenas siete días después, un vecino de Bélmez, de 30 años, murió atropellado tras sufrir un vuelco y salir de su coche para pedir ayuda. Fue en la A-401, entre Jódar y Úbeda. El 1 de febrero, se registró el accidente más grave. Se produjo en el término de Vilches. Un hombre y una mujer, vecinos de Castellar y Santisteban, murieron al chocar los coches que conducían por la A-312.

La trágica lista continúa con el fallecimiento de un motorista de 68 años, vecino de Jimena, en un accidente registrado en el casco urbano de Mancha Real el 21 de febrero. Tres días después, se contabilizaron dos accidentes mortales en la misma jornada en Bedmar y en Arjona.

El 10 de marzo, perdió la vida un sabioteño, de 22 años, en un accidente en un carril rural de su pueblo y, el 13 de marzo, fue un joven de Lopera el que falleció en un siniestro en el casco urbano. Completan el balance el atropello mortal de una mujer en Alcalá y el siniestro de ayer en Lupión. La estadística de la DGT no contabiliza el fallecimiento de una motorista de la capital, de 27 años, que sufrió un accidente en la N-323, cuando se dirigía a trabajar a Las Infantas en la mañana del 13 de mayo. El motivo es que la muerte se produjo un día después del siniestro.