Puntos de seda ante una belleza del Renacimiento

Bergamini y Campagnolo tienen el privilegio de ganar el primer partido ante la Catedral

24 may 2018 / 09:14 H.

Puntual a su cita el cuadro final del World Padel Tour comenzó en la pista instalada en la Plaza de Santa María con la Catedral como testigo. Con aficionados y grupos de colegios en las gradas, la pareja brasileña formada por Lucas da Cunha Bergamini y Lucas de Oliveira Campagnolo se enfrentó al malagueño Alejandro Ruiz y al argentino Agustín Gómez Silingo. Los cariocas mantuvieron su trayectoria ascendente del comienzo de campaña, en la que llegaron a las semifinales en Zaragoza—acumularon 385 puntos— y a los cuartos de final del Máster de Catalunya. Bergamini y Campagnolo se impusieron por 6/4 y 7/6 en un partido largo y en el que ofrecieron una imagen de solidez, excepto en momentos puntuales del primer set. Salieron enchufados a la pista y en un abrir y cerrar de ojos se situaron con una ventaja de 2-0 y rompieron el servicio de sus rivales. Ruiz y Silingo combinaron acciones espectaculares con errores infantiles, pero nunca se rindieron. Se animaron de forma continua y de esta forma igualaron a 2, pero de nuevo volvieron a la irregularidad y esas concesiones no se les puede ofrecer a un dúo tan cohesionado como los brasileños, que ya no perdió el control de la manga y se la adjudicó por 6-4 minutos. El segundo set resultó sencillamente espectacular con puntos destacados, pero la seguridad de Bergamini y Campagnolo los llevó hasta octavos de final, partido en el que tendrán que superar al sevillano Paquito Navarro y a Juan Martín, uno de los jugadores históricos del circuito. El dúo brasileño es entrenado por Horacio Álvarez Clementi, una de las personas más representativas del pádel, que fue número uno del mundo a finales de la década de los 80 y principios de los 90. El siguiente turno en la pista central correspondió al uruguayo Diego Ramos y al jerezano Rafa Méndez, que se enfrentaron a los argentinos Fede Chingotto, uno de los jóvenes valores del circuito, y Juan Tello. También fue un compromiso marcado por el equilibrio de fuerzas, pero Ramos y Méndez fueron más consistentes a la hora de resolver los puntos. Esa compenetración y seguridad les proporcionó el pasaporte a los octavos de final por un doble 6/4. La Plaza Diego Torres vivió partidos destacados con numerosa presencia de aficionados en un aforo estimado de unas 500 personas. El jerezano Álvaro Cepero se presentó en el Caja Rural Open con una nueva pareja: Matías Nicoletti, jugador argentino con pasaporte italiano, que sustituyó al lesionado Alfonso “Godo” Díaz. El estrenó resultó positivo y Cepero-Nicoletti vencieron con solvencia a Pedro Luis Martínez y Aris Patiniotis, uno de los integrantes de la extensa “armada” argentina que compite en el circuito. El 6/4 6/1 reflejó la superioridad de los ganadores, que en el segundo set fueron un auténtico rodillo. Fernando Poggi y Gabriel Reca aportan calidad, experiencia y solidez. Están curtidos en mil batallas y tuvieron que recurrir a su mejor pádel para lograr el pasaporte a la siguiente ronda. Enfrente tuvieron a Willy Lahoz y Martín Piñero. El partido fue maratoniano con un carrusel de puntos que justifican por si solo la presencia del World Padel Tour en la capital. El tanteo de 6/4, 5/7 y 7/5 habla de la igualdad entre dos parejas que esta campaña no han superado la barrera de los octavos de final.