URGENTE

Pisar el freno en el Puerto Carretero

El radar del kilómetro 76,3 de la A-44, el cuarto que más multó en 2016
  • Image
Pisar el freno en el Puerto Carretero
Pisar el freno en el Puerto Carretero

Si fuera un monumento, el radar fijo del kilómetro 76,3 de la autovía A-44, en el Puerto Carretero, tendría una cifra de visitantes que no dista demasiado de las contabilizada en el Castillo de Santa Catalina de la capital . Y es que, según la organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA), durante el pasado ejercicio, gracias al cinemómetro instalado en esta cabina, se tramitaron 31.526 denuncias por multas. Son, en su mayoría, excesos de velocidad, pero no hay que olvidar que estos puntos de control de la Dirección General de Tráfico (DGT) también permiten detectar infracciones como no haber pasado la Inspección Técnica de Vehículos, por lo que más de un ciudadano sancionado por la DGT puede tener la “desagradable sorpresa” de encontrarse con un dos por uno.

El radar está instalado al comienzo de la bajada de uno de los principales puertos de montaña de la provincia, a una cota que supera los mil metros, sentido decreciente, es decir, se lo encuentran los que circulan desde Granada hacia Jaén en la A-44, la autovía que conecta Bailén con la Costa Tropical granadina. En este punto concreto, la velocidad está limitada a 100 kilómetros por hora, por lo que hay que estar muy pendiente de las señales para no volver a casa con una sanción administrativa. El “éxito” de la máquina colocada para detectar a los que no levantan el pie del acelerador a tiempo queda claro si se compara con otros ingenios de este tipo instalados en las carreteras del país. Por encima del Puerto Carretero hay tres cinemómetros, tal y como informa AEA. El número 1 de la lista está situado en el kilómetro 417,5 de la autovía A-4, a su paso por Córdoba, con 80.582 denuncias; le siguen el del punto kilométrico 10,4 de la MA-20, en una de las rondas de la capital malagueña, con 36.022 infractores cazados y, en tercera posición, un radar en la N-240, en Huesa, con 33.734 multas. El cuarto en este “top 5” nacional es el radar jiennense que precede al aparato colocado estratégicamente por Tráfico en la RM-19, en Murcia.

Si se pone el foco en la provincia jiennense, después del Puerto Carretero, la segunda de las “trampas para conductores rápidos” con mejores resultados es la del kilómetro 55,8 de la A-306, a la altura de Torredonjimeno, donde la velocidad está limitada a 60 kilómetros por hora. Las multas expedidas fueron 8.182 en 2012. Esta vía es muy utilizada para los desplazamientos entre Jaén y Córdoba. Dos cinemómetros más de la A-44 también están a la cabeza de Andalucía en número de sanciones, apunta AEA.

El jefe provincial de la DGT, Juan Diego Ramírez, que recuerda que este organismo informa de los controles de velocidad, relativiza los datos e insiste en que, en cualquier caso, la reducción de la velocidad en las carreteras es una de las prioridades de tráfico, por ser esta la causa de uno de cada tres accidentes. Actualmente, en Jaén hay una decena de cabinas fijas para instalar controles de velocidad, aunque no hay un cinemómetro para cada una de ellas, sino que se van rotando. A ellos hay que unir el “radar de tramo” de Despeñaperros, instalado poco después de la apertura del nuevo tramo de este importante nudo de comunicación entre Andalucía y la Meseta.

Sanciones graves de 100 a 500 euros

En el cuadro de la Dirección General de Tráfico, colgado en su página web, sobre excesos de velocidad hay cuatro categorías para tipificar las conductas consideradas graves. Si se toma como ejemplo el radar del Puerto Carretero, donde el límite es de 100 kilómetros por hora, las sanciones pueden ir desde los 100 euros, para aquellos que circulen entre los 101 y los 130 kilómetros por hora, sin pérdida de puntos; a los 300 euros, entre los 131 y los 150 kilómetros por hora; con dos puntos menos en el carné; los 400 euros, con el rango establecido entre los 151 y los 160 y 4 puntos menos, y de 161 a 170, con 6 puntos menos y un multa de 500 euros. Si se tiene en cuenta el mayor de los desembolsos económicos posibles y el más leve y se hace una media, la multa tipo estimada puede ser de 300 euros. Al multiplicar esta aproximación por los 31.526 expedientes tramitados, sale la cifra de 9,4 millones de euros de recaudación durante el ejercicio 2016.