Los presupuestos “dejan fuera” al Darymelia y la calle Alegría

El PSOE cree que el proyecto económico no es más que un “simple paripé”

19 ene 2019 / 12:22 H.

El concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, mano derecha del alcalde Javier Márquez, espera trasladar al Ministerio de Hacienda el borrador de presupuestos en febrero, un paso preceptivo por la delicada situación de las arcas municipales. Con esa previsión, y una vez que el edil acaba de inaugurar una ronda de contactos con colectivos y entidades para dar a conocer las cuentas municipales, Bonilla anuncia que tiene intención de someter a la consideración del pleno el proyecto económico antes de las elecciones municipales de mayo. Pero al PSOE no le convencen estas explicaciones y temen que, como ocurrió con los anteriores presupuestos, todo quede en un donde dije digo, digo Diego. Hay que tener en cuenta que la Administración local se mueve con los presupuestos prorrogados de 2017. “Todo es un paripé”, argumenta el portavoz socialista, Manuel Fernández Palomino, convencido de que la idea del PP es trasladar la responsabilidad de elaborar un proyecto presupuestario al alcalde y el equipo que tomen el mando tras las votaciones. Prueba de esta afán, como apunta el jefe de filas del PSOE en la Corporación, es que, en el borrador facilitado por la propia Concejalía de Hacienda, no aparecen obras que se vendieron a todo tren, como la reforma del Teatro Darymelia. Tampoco están otras, como las de la calle Alegría, aprobadas en una sesión plenaria por unanimidad.

Al representante del partido del puño y la rosa le escama que no se apueste por rentabilizar el anuncio del proyecto en el espacio escénico, que hizo el alcalde, allá por septiembre, cuando aseguró que, entre otros avances, la sala contaría con butacas de quita y pon para darle uso novedoso como espacio para conciertos en el centro. “No dijo con que dinero lo haría”, sostiene el socialista que, al respecto, insiste, “en el anexo de inversiones no pone nada”. Alude a que tampoco hay partida alguna para el programa de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado y a que no tiene claro cómo se concretará ingresos como una venta de terrenos, por valor de 3,1 millones, que no se especifica. La única partida para invertir, resume, depende de una subvención de 2,2 millones para generar electricidad con la marcha del tranvía, a pesar de que el sistema de transporte no funciona todavía. Sobre la obra en el Darymelia, el concejal de Hacienda cree que, al ser una reparación, se puede encuadrar en el capítulo 2 del proyecto presupuestario, es decir, en bienes corrientes y servicios, siempre que la Intervención conceda su visto bueno. En cuanto a la calle Alegría, el responsable municipal cree que no habrá problema alguno en acometerla, al poder incluirse tanto en el apartado segundo de los gastos que recoge el presupuesto, como en el 6, el de inversiones reales, que contempla unos 858.000 euros para vías públicas. De hecho, deja claro que podrían plantearse ya a con el presupuesto prorrogado de 2017.

El hecho de que el borrador no recoja expresamente esta inversión es una prueba más del “abandono” del equipo de Gobierno al casco antiguo, en opinión del presidente de la Asociación Torre del Concejo, Francisco Jesús Castro Liébanas. El líder vecinal critica que la intervención en esta maltrecha vía, aprobada en abril de 2018, aún espere.