URGENTE

Las propuestas ferroviarias son un tren fuera de las vías

Las previsiones del II Plan Estratégico sobre el ferrocarril no se cumplen
  • TRENES. Imagen de archivo de una vía de ferrocarril de la provincia de Jaén.
    TRENES. Imagen de archivo de una vía de ferrocarril de la provincia de Jaén.

Declaración de intenciones que descarrila. Así se puede resumir, en líneas muy generales, el séptimo apartado del II Plan Estratégico de la Provincia de Jaén. Sí, el que lleva por nombre “Jaén, provincia bien comunicada”, y es que algunas de las intervenciones que se recogen en el mismo —en especial las que tienen que ver con el sistema ferroviario— no se ha realizado, y eso que se aprobó en 2011 y fijó su horizonte en 2020. De hecho, muchas de las reivindicaciones que hoy hacen plataformas como Jaén merece Más, Todos a una por Linares, Jaén por el tren o Amigos del Ferrocarril quedaron selladas en el plan hace ocho años.

En el apartado primero de la séptima estrategia se recogen dos intervenciones en cuanto a líneas ferroviarias de altas prestaciones. La primera, la que uniría Jaén con Córdoba, consiste, según el plan, en “acondicionarla a la alta velocidad”. Eso permitiría “una rápida conexión con la capital cordobesa y con los trenes AVE que conectan con Sevilla, Málaga y Madrid”. La realidad hoy es otra y esto, según expertos en la materia consultados por Diario JAÉN, ha quedado en agua de borrajas.

En este mismo sentido, la línea de altas prestaciones Jaén-Alcázar de San Juan-Madrid, que se debió “acondicionar para que la velocidad alcance los 220 kilómetros por hora”. La idea es que se utilizara tanto para pasajeros como mercancías, así como que la línea europea de transporte pasara por Antequera y desviara los trenes hacia Jaén por Córdoba. En la actualidad, los tramos Linares-Vadollano y Mora de Toledo Madrid, están acondicionados. No obstante, las obras del recorrido Linares-Casa de Torrubia lleva paralizada más de dos años y el que une Las Infantas y Cárnicas estará lista a finales del presente año.

Por otro lado, y en clave de líneas ferroviarias convencionales —correspondiente al segundo apartado de esta estrategia— destacan dos intervenciones. La primera, la unión directa entre Jaén y Granada, una “entelequia” de la que se habla desde hace años. Tal y como se recoge en el documento del II Plan Estratégico de la provincia de Jaén, el principal objetivo era “enlazar ambas capitales” e incluso buscar la “conexión con el puerto de Motril”. Algo que, de hecho, figura en la petición que la plataforma Jaén Merece Más formuló por escrito a la Universidad de Jaén con motivo del estudio realizado por su homóloga granadina en el que se confirma la viabilidad técnica de una conexión Granada-Motril. En este sentido, la plataforma pide contactos entre ambas instituciones para que esa línea conecte con la provincia, puesto que en palabras Juan Manuel Camacho, portavoz de Jaén Merece Más, sería “beneficioso para la economía”.

Otra de las intervenciones recogidas es la de la modernización de la línea Almería-Linares, que sí existe. En definitiva, cuatro intervenciones para mejorar la comunicación de Jaén que parecen quedarse, a seis meses de 2020 —horizonte que se fijó para el plan—, en agua de borrajas. De ahí la unidad política que piden todas las plataformas jiennenses.