URGENTE

Las obras de Simago echan a andar el próximo lunes

El alcalde informa a los comerciantes de Roldán y Marín que la primera fase se ejecutará a lo largo de 65 días

El alcalde, Javier Márquez, y el arquitecto municipal José Antonio Toribio, se reunieron con representantes del movimiento empresarial Müy, encabezado por Francisco Marín, para avanzarles los plazos para las obras de construcción en el solar del número 5 de la calle San Clemente, que ocupaba el ya desaparecido hipermercado Simago, y sin uso desde hace años. Aunque el Gobierno local no lo concreta, el portavoz de los comerciantes explicó que está previsto que los trabajos echen a andar el próximo lunes, 14 de enero. Lo primero que hay que hacer es abrir un nuevo acceso al aparcamiento subterráneo de la Plaza de la Constitución. De esta forma habrá conexión entre este parking y el que se proyecta en San Clemente. Para esta fase del proyecto es preciso levantar la calle Roldán y Marín, para luego volver a cubrirla, con la creación de una zona peatonal más amplia, que prolongará la que existe actualmente en torno a Las Palmeras, frente a Hacienda.

Estas primeras obras, tal y como se les apuntó a los empresarios tienen que haber terminado en 65 días. La idea es que hayan concluído antes de que comience la Semana Santa, que comenzará el domingo 14 de abril. Posteriormente, ya en verano, tal y como sostiene Marín que se les reveló a lo largo de un encuentro que las dos partes consideran fructífero, comenzará a acometerse la construcción del nuevo inmueble que cubrirá el hueco que dejó el céntrico supermercado, un terreno que se aprovechará para edificar 65 viviendas y tres plantas de aparcamiento subterráneo, una de ellas para los residentes y el resto, en principio, para rotación. Para esta etapa se prevé trabajar, tal y como informó el movimiento Müy a sus socios, desde la calle Joaquín Tenorio. “Habrá 140 plazas más de parking, con lo que estamos muy satisfechos”, dejó claro Marín. El empresario también agradeció que la Administración local haya tenido en cuenta sus demandas, como aumentar la iluminación y el cambio de farolas en Roldán y Marín, al estilo de las colocadas en Deán Mazas, que son de estilo tradicional; una apuesta por la ornamentación y vegetación de la zona; que contará con mobiliario urbano acorde y en la que se instalarán, apuntan, “vallas de protección personalizadas”. Mientras dure la intervención en Roldán y Marín, la entrada al aparcamiento estará garantizada, tal y como se aseguró en la mesa de trabajo de ayer. Una vez que pasen los dos primeros meses de obras, la entrada a las instalaciones de Interparking, además de duplicarse, se adelantará para llegar prácticamente hasta la altura de la calle Nueva. Por la nueva plataforma tendrán garantizado el paso, tal y como apuntó ya el alcalde el 14 de diciembre, cuando presentó el proyecto en sociedad, los vehículos de residentes y otros como los de emergencia y servicios, además del transporte público.