La segunda parte se pone más fea

Cs y el PP se unen contra un Sánchez que afirma que no habrá independencia

24 abr 2019 / 08:37 H.

¿Quien cree que ha estado mejor en los debates? ¡Vota!

A los periodistas Ana Pastor y Vicente Vallés les costó más trabajo que a Xavier Fortes, el moderador del debate en RTVE, conducir el debate que organizó el grupo Atresmedia, pensado para la confrontación de ideas en torno programa electoral, modelo territorial, con gran peso de Cataluña, y posibles pactos. En este último apartado, Albert Rivera, de Ciudadanos, volvió a insistirle a Pablo Casado, del PP, que es necesario que las dos fuerzas sumen. Al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, también volvió a llamarle la atención el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que le instó, en varias ocasiones, a que despejara la duda de si está abierto a un posible acuerdo con la fuerza naranja y este, al final, reconoció que no estaba en sus planes. El debate fue bronco, con constantes acusaciones a Sánchez de mentiroso y las réplicas de este a Casado y Rivera. Uno de los momentos más comentados fue cuando Rivera le regaló al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una copia de su tesis, para acusarle de embustero y este le respondió con un ejemplo del libro dedicado al líder de Vox, Santiago Abascal, para, en sus palabras, “que conozca los planteamientos políticos de sus aliados”.

Otro de los momentos broncos llegó cuando Casado exigió a Pedro Sánchez, que no dé lecciones sobre malos tratos porque el PSOE tiene en la persona de Jesús Eguiguren “al único líder condenado por malos tratos a su mujer”. En este bloque, Pablo Casado y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se enzarzaron, por su parte, con la regulación de la eutanasia. El líder del partido naranja le ha pedido que “rectifique” para poder llegar a acuerdos en el futuro.

En el bloque dedicado a Cataluña lo abrió Pablo Iglesias que consideró que es necesario entender que la realidad del país es “compleja” y defendió una consulta en la comunidad, aunque con el objetivo de que se mantenga en la nación. “Creo que hay algunos que se envuelven en la bandera de España y no les gusta España”, dijo. Rivera y Casado acusaron, como era previsible a Sánchez, de pactar con los que quieren romper la unidad territorial. “Me han acusado de todo, golpista, presidente ilegítimo, felón, que tengo las manos manchadas de sangre”, dijo, tras varias interrupciones, para recordar su propuesta de mayor autogobierno y aseguró: “No es no, no va a haber ni independencia”. Iglesias salió en su defensa y acusó a Sánchez y Rivera de “sobreactuar”. “Las barbaridades que decís no son sensatas”, aseguró.

En el “minuto de oro”, con el que terminaron todos los candidatos, Casado defendió el papel de “valor seguro” que es el lema de su partido, Sánchez se ofreció a frenar “a las tres derechas”, Rivera defendió su papel de hecho a sí mismo e Iglesias, el último, lanzó la frase: “la historia no está escrita, el próximo domingo, la escribes tu”.