La mudanza en la Junta puede mover hasta 216 sillas

Desde cargos políticos a directores de centros de salud se consideran personal de libre designación

24 ene 2019 / 11:56 H.

El Partido Popular y Ciudadanos se estrenan en San Telmo, tras lograr, con el sí de VOX, una mayoría parlamentaria suficiente para conformar el nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía, el primero, después de más de 36 años, que no tendrá signo socialista. El cambio conllevará la reestructuración de la cúpula del Ejecutivo andaluz en distintos niveles, un movimiento de sillas en toda la región que, a tenor del informe hecho público por la Oficina del Portavoz —días antes de la toma de posesión de Juanma Moreno como presidente— afectará a 660 cargos de confianza, que cesan en el próximo Consejo de Gobierno, previsto para el próximo sábado en Antequera, y, en diferente grado, a los 2.137 funcionarios que están incluidos en lo que, en la “casa” se conoce como los PLDs, puestos de libre designación de la Administración general. En la provincia jiennense, la suma de unos y otros arroja la cifra de 216, un grupo que incluye desde los puestos de corte político al uso, vinculados claramente al partido del puño y la rosa, a personas con otro tipo de responsabilidades, como jefes de servicio, a priori, sin afiliación o simpatía declarada.

En la propia Delegación del Gobierno andaluz, que está a la espera de conocer quién será su máximo responsable tras la mudanza, aportan las claves para entender quienes son los que salen. Por un lado hay 16 hombres y mujeres con poder de decisión y de confianza de los que ejercen tareas de mando, como miembros de los gabinetes de las diferentes áreas y el personal de prensa. En esta categoría se incluyen, entre otros, los ocho delegados provinciales, Ana Cobo, Juan Balbín, Pilar Salazar, María de la Paz Moral, Teresa Vega, José Manuel Higueras y Juan Eugenio Ortega, Yolanda Caballero y las coordinadoras del Instituto Andaluz de la Mujer, Beatriz Martín; Juventud, Ana Morillo, y Voluntariado, Ana Delia Estrada. En el organigrama autonómico (ver cuadro de la página 10) tienen la consideración de altos cargos el gerente del Consorcio Metropolitano de Jaén, Antonio Cuenca Lomas, y Pedro Manuel Castro Cobos, director de la Empresa Pública Alto Guadalquivir. La secretaria del Consejo Social de la Universidad de Jaén, Mercedes Valenzuela, también está en el cargo con el beneplácito de los anteriores jefes del Ejecutivo andaluz. En la relación de puertos de trabajo, considerados como PLDs, se recogen a los que dirigen agencias públicas en la provincia o, por ejemplo, son jefes de área. Si se trata de funcionarios de carrera, al serles retirada su antigua consideración de directivo, vuelven a sus puestos originales. Hay medio centenar con características más políticas y unos setenta que están en la directiva por su perfil idóneo para ello, pueden desde secretarios generales a directores de colegios, institutos y bibliotecas. Entre uno y otros son 116. En cuanto al Servicio Andaluz de Salud, que se considera aparte en el recuento que hacen las fuentes de la Junta consultadas, se trata de un centenar de trabajadores que, aunque también son PLDs, accedieron al puesto por su trayectoria profesional. En este apartado entran aquellos que están al frente de centros de mayores o consultorios médicos. La plantilla global de la Administración regional en la provincia ronda, según las estimaciones de CSIF, los 1.650 funcionarios, más 2.137 de personal laboral.

Con el relevo en las distintas áreas se culminarán las sustituciones y las salidas ya en marcha. Quedan por conocer quienes serán los nuevos delegados. Las fuentes del PP consultadas aún no dan pistas sobre posibles nombres y en Cs apuntan a que estos responsables políticos saldrán, posiblemente, de las filas populares en Jaén, sin aportación naranja.