Actualizado
domingo, 18 agosto 2019
07:06
h
URGENTE
  • RIFIRRAFE. Irán enriquece el uranio y tomará medidas cada sesenta días que la alejen más del acuerdo con la Unión Europea y Rusia.
    RIFIRRAFE. Irán enriquece el uranio y tomará medidas cada sesenta días que la alejen más del acuerdo con la Unión Europea y Rusia.

El Gobierno iraní anunció formalmente que comenzará a enriquecer uranio por encima del 3,6 por ciento, más allá de los límites estipulados en el acuerdo nuclear firmado en 2015, en lo que se trata del principio de una retirada paulatina de los aspectos del tratado, y del que se desvinculará progresivamente cada 60 días si Europa no toma “nuevas iniciativas” para garantizar la plena reincorporación de la república islámica a los mercados internacionales. Este enriquecimiento por encima del 3,67 por ciento ya ha comenzado, según el negociador principal iraní y viceministro portavoz de Exteriores, Abbas Araqchi, y estará dedicado a suministrar combustible a la planta nuclear de Bushehr. Sin embargo, es un porcentaje que dista mucho del 90 por ciento exigido para fabricar armas nucleares.

Esta decisión, avanzada a última hora del sábado, pone al histórico acuerdo de 2015 al borde del colapso al generar una crisis de confianza entre Irán y la Unión Europea, junto a Rusia. Grandes sustentos de un acuerdo que recibió un golpe casi irreversible después de que Estados Unidos decidiera retirarse unilateralmente del tratado y restaurar sanciones que deterioraron gravemente la economía iraní.

El ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, aseguró que lo ocurrido ayer no es una violación del acuerdo, sino el inicio de una “segunda fase de medidas correctivas” estipuladas en el artículo 36 del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC), el nombre oficial del acuerdo, suscrito en julio de 2015. Este artículo estipula que cualquiera de las dos partes puede acudir a una comisión conjunta si percibe que la otra no está cumpliendo sus compromisos en un pacto por el que Irán permite verificaciones de su programa nuclear a cambio de su reintegración en los mercados internacionales, comenzando por el del crudo.

A pesar de que la UE asegura que existe un mecanismo de comercio bilateral, Instex, operativo y disponible a todos los estados miembro de la UE, Irán denuncia que Europa ni ha comprado petróleo ni considerado líneas de crédito imprescindibles para la subsistencia de un país ahogado por la reanudación de las sanciones norteamericanas, que además amenazan a cualquier empresa extranjera que negocie con la república islámica.