Actualizado
martes, 16 julio 2019
01:20
h
URGENTE

Interceptadas 342 plantas de marihuana en “El Madroñal”

La Policía desmantela un invernadero en una vivienda abandonada

El Camino del Madroñal vuelve, de nuevo, a la palestra por su vinculación con el ámbito de la producción y el tráfico de sustancias estupefacientes en la ciudad. Esta vía de la populosa barriada de Arrayanes es tristemente conocida por ser el epicentro de varias operaciones policiales llevadas a cabo, con anterioridad, por asuntos relacionados con droga. Así, en esta ocasión, el protagonismo lo cobra la marihuana, ya que la Policía Nacional ha desmantelado un invernadero que, ubicado en el interior de un inmueble abandonado, albergaba hasta 342 plantas.

Agentes del Cuerpo de Seguridad detuvieron a un hombre como presunto autor de un delito contra la salud pública por el cultivo, recolección y posterior venta de sustancias estupefacientes. Una operación en la que los investigadores se incautaron, además de la droga, filtros de extracción de aire, un sistema de riego, varias máquinas de aire acondicionado, ventiladores, lámparas y productos de cultivo y crecimiento para la plantación de “maría”. El invernadero se encontraba ubicado en una de las estancias de una casa abandonada y era mantenido y alimentado de iluminación a través de una compleja instalación eléctrica.

La investigación policial comenzó hace unas semanas en base a las informaciones recibidas en la dirección de correo electrónico antidroga@policia.es. El confidente alertó de la existencia de una posible plantación de marihuana de gran tamaño que se encontraba en un domicilio de la zona del Camino del Madroñal. Ante tal información, la Policía Nacional estableció un dispositivo especial de vigilancia y prevención en la referida zona urbana de Arrayanes, famosa ya por producirse en ella otros episodios relacionados con el tráfico de sustancias estupefacientes a pequeña escala.

Fruto de la vigilancia e investigación, los agentes observaron a un individuo que salía de un inmueble de la calle. El hombre, al percatarse de la presencia policial, emprendió la huida dejando el domicilio abierto. Fue entonces cuando comenzó una persecución a pie por parte de los agentes actuantes en la operación. El vecino huido fue interceptado instantes después, por lo que se procedió a su identificación y posterior detención. Una vez arrestado, los investigadores emprendieron la entrada en el inmueble donde se encontraba la plantación de marihuana.

El cultivo ilegal se hallaba en una estancia a puerta cerrada, aunque por debajo de la misma se apreciaba un resplandor de luz y el ruido de unos ventiladores, desprendiendo un fuerte olor a sustancias estupefacientes. Los agentes intervinieron un total de 342 plantas, filtros de extracción de aire, un sistema de riego, máquinas de aire acondicionado, ventiladores, lámparas, productos de cultivo y crecimiento así como un sofisticado sistema de alimentación de electricidad. La intervención policial fue realizada por la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría Local de Linares.

La envergadura de la operación llevada a cabo en el Camino del Madroñal recuerda, por su cierta similitud, a la que fue ejecutada, hace un año, en un chalé de una urbanización de la ciudad. En ella, los agentes policiales se incautaron de 758 plantas de marihuana que estaban sembradas en la planta baja de la vivienda, mientras que la superior era empleada como secadero. Se detuvo a una persona y se intervinieron dos armas de fuego y munición.