Gracias a un trabajo altruista de oro

La Cruz Roja reconoce la labor de su voluntariado en cada una de las diez asambleas comarcales y de la juventud

06 dic 2016 / 18:26 H.

Por altruismo, por la satisfacción de acostarse por las noches con la alegría de haber ayudado a alguien, porque el tiempo es oro, y no hay nada más valioso y humano que ofrecérselo a quien lo necesita. La Cruz Roja reconoció a su voluntariado por la labor que realiza en la provincia jiennense. Así, en el primer acto oficial que organiza para este colectivo, la entidad celebró un encuentro en el que dedicó unas menciones a un representante de cada una de las diez asambleas comarcales, así como un reconocimiento especial al grupo de juventud. El presidente de la organización en la provincia, José Boyano, agradeció la “labor desinteresada” de los voluntarios que atendieron a más de 48.000 personas y dedicaron más de 70.000 horas de su tiempo a la Cruz Roja a lo largo del año. “Qué menos que tener un pequeño detalle para que sigan ayudando”, apuntó Boyano, quien ensalzó el sector de Juventud de la entidad por los programas, como el de entrega de juguetes, el trabajo de promoción para la salud y el de la asistencia de niños hospitalizados. “Hacen un trabajo ímprobo que llega a más de 3.500 niños de la provincia de Jaén”, subrayó el representante de la Organización no Gubernamental. Entre los voluntarios reconocidos, José Boyano destacó la larga dedicación de muchos y su constante implicación en las distintas iniciativas puesta en marcha. Y es que algunos cuentan ya con una experiencia en la Cruz Roja de más de treinta años. “Son los referentes de ese voluntariado que responden a los grupos de cada una de las diez asambleas comarcales de la provincia desde las que atendemos a 61 puntos de actividad”, manifestó el presidente.

A la hora de concretar el perfil de un voluntario, José Boyano indica que es “muy diverso”. Sin embargo, cita la premisa con la que trabajan para lograr ese “cariño especial” de estas personas. “Lo primero que hacemos cuando llegan y se interesan sobre ser voluntarios es saber qué les gustaría ser y hacer”, subraya el máximo responsable de Cruz Roja en Jaén. “Si ya es difícil captar un voluntario, más lo es mantenerlo”, asegura. Por eso, desde la entidad, los técnicos se cercioran de que la persona que se ofrece a ayudar y colaborar por “motu proprio” encaje en una sección que le guste. “Una vez que sabemos sus preferencias, formamos al voluntario en su especialidad”, añade Boyano, quien hace especial hincapié en que lo más importante es que realice un trabajo que realmente le guste y que dedique las horas que necesite. “Esta es la única forma de que el voluntario se sienta contento”, explica el presidente. En este sentido, Boyano resalta la solidaridad de los ciudadanos que llegan a pasar hasta doce horas diarias de trabajo voluntario. “Por eso quiero mostrar nuestro agradecimiento, pues gracias a esas 3.131 personas que tenemos en la provincia podemos llegar a todos los rincones de la misma”, dice.

Asimismo, Boyano no solo valora el tiempo de entrega de los voluntarios, sino también su implicación. “Esto es una organización de voluntariado, no con voluntariado, como dice nuestro presidente. También me quedo con la idea de la Reina: ‘El voluntario es aquella persona que hace las cosas a ciegas, pero mirando a los ojos”, cita.