Actualizado
domingo, 18 agosto 2019
11:15
h
URGENTE

“En las peñas flamencas están los buenos aficionados”

La cantaora Melchora Ortega actúa en el homenaje de la Peña Flamenca de Pegalajar a Paco Quesada
Ver comentarios
|
04/08/2018
  • CANTE. Melchora Ortega en una de sus actuaciones.
    CANTE. Melchora Ortega en una de sus actuaciones.

La cantaora jerezana Melchora Ortega empezó “jovencita” en el mundo del flamenco y esta noche actúa en la gala del 50 aniversario de la Peña Flamenca de Pegalajar. Los primeros concursos en los que participó le dieron las tablas suficientes para ganar los prestigiosos certámenes de cante de Mairena del Arcor y la Bienal de Flamenco de Sevilla en 1998. Fue así como comenzó a participar en festivales “buenos” de cante y llegó a compartir cartel con artistas “de talla grande”. Para la artista, las peñas flamencas ayudan a los principiantes a probarse porque es donde están los buenos aficionados al flamenco y el lego canta “siete u ocho cantes” solo ante la crítica.

A pesar de que transmite fuerza y raza cuando habla, considera que “antiguamente” era una cuestión cultural el que las mujeres se quedaran en casa y no se le diera oportunidades. En su caso, su padre no veía con buenos ojos que tan jovencita, saliera a cantar, viajara con hombres y se relacionara con el mundo de la noche. Ahora todo es distinto: está “bien visto” que la mujer trabaje en todos los ámbitos.

TRAYECTORIA . Inmaculada Ortega Pérez, más conocida artísticamente como Melchora Ortega, nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) el 31 de enero de 1972 para empezar haciendo voces de coro con “Niño Jero y su banda”, dándole este la oportunidad de tener sus primeras experiencias televisivas y grabaciones discográficas. Comienza su recorrido en ferias por toda Andalucía haciendo cantes festeros. Pronto le entra el gusanillo de sentarse a cantar por derecho, entrando en el ciclo “Nueva Sabia Flamenca de Santiago” en la peña Tío José de Paula. Su voz flamenca y valiente, llena de compás y congregadora de duendes siempre ha reclamado nuevos espacios para que el milagro del cante se produzca en espectáculos como las “Noches de la Plazuela” de su Jerez natal.

Obtuvo un gran triunfo en el “Pozo de las Penas” de Los Palacios, en Granada, en Cataluña logró el segundo premio de cantes básicos en la Llagosta e inscrita en el II Concurso de Jóvenes Intérpretes Flamencos de la Bienal, consiguió alcanzar el preciado galardón tras superar a todos los demás artistas.

Cuenta que sus referentes artísticos han sido Camarón, Aurora Vargas, Remedios Amaya y Juan Villar, entre otros. Conforme fue creciendo profesionalmente, le marcó mucho Manuel “Agujetas”, el cantaor jerezano fallecido en 2015.

Ha recorrido el mundo entero. En América estuvo con la compañía de baile María Bermúdez, en Holanda con Angelita Gómez, en Almenia con Paco Cepedo y ha participado en casi veinte galas con Chiquitete, Irene Carrasco o Juan Antonio Tejero. Todos ellos grandes “talentos”.

No conoce personalmente al homenajeado esta noche por la Peña Flamenca de Pegalajar, Paco Quesada, pero cree que va a ser una gala hecha con “mucho cariño” y en la que todo el mundo va a poner su corazón y su “granito de arena”. Cada uno aportará su propia forma de expresión y resultará una noche “tremenda” y “bonita”.

La gala también contará con la presencia de otras grandes cantaoras como la villanovense Lidia Pérez y bailaoras como la cordobesa Araceli Muñoz, que aportarán a la escena su gracia y duende para hacer la de hoy una gran noche.