Actualizado
sábado, 17 agosto 2019
12:47
h
URGENTE

El tiempo añadido deja al Linares sin el ascenso

El veterano San Julián, en su último partido antes de retirarse, fue el verdugo de un conjunto azulillo que acarició la Segunda B durante 35 minutos
|
17/06/2019

El fútbol en muchas ocasiones el cruel, como ocurrió en La Nucía con el Linares Deportivo que fue virtualmente equipo de segunda División B desde el minuto 55 de partido y hasta el 90, pero, en el tiempo añadido, la diosa fortuna quiso vestir al veterano San Julián de héroe para el conjunto local, marcando un tanto que supone el ascenso para los suyos y otro año en Tercera División para los azulillos.

Empezaba el partido como cabía esperar, con ambos equipos alegrres en el juego y aprovechando que las pequeñas distancias del Municipal Camilo Cano, que permitían con apenas un par de pases estar en tres cuartos ofensivos. La tuvo Chendo en sus botas en los cinco primeros minutos de encuentro después de una gran internada de Miguelito por la banda, pero el golpeo del nueve se marchó rozando el palo de la portería que defendía Óscar. El color predominante sobre el terreno de juego era el azul y en las gradas los poco más de 150 aficionados del Linares resonaban como un estadio lleno.

El conjunto visitante cumplió con lo que advertía en la previa del encuentro y su idea era clara: marcar gol, algo que no habían hecho en los anteriores partidos de playoffs fuera de casa. La Nucía, por su parte, también mostraba sobre el césped lo esperado: cuando se hacían con la posesión del balón salían desde atrás con el esférico controlado, sabiendo a quien buscar y sin dar opciones a los jugadores del Linares a robar la pelota para pillar en renuncio a la defensa.

Con el paso de los minutos el partido se enfrió. Las jugadas en ataque no llevaban peligro y los jugadores parecían más pendientes de que llegara el descanso que de buscar que el marcador se moviera. Y así ocurrió, se llegó al entretiempo sin apenas ocasiones.

Tras el paso por vestuarios, La Nucía mostró su mejor cara y salió buscando el gol. El tanto llegó, en el minuto 52 de partido, de las botas de David Torres, pero el colegiado lo anuló por fuera de juego del delantero recién fichado para este partido. Y de ahí, se pasó al área contraria, donde un penalti sobre Chendo hacía a los jugadores y seguidores del Linares comenzar a relamerse. No falló Javi Bolo, que convitió la pena máxima y dejaba a los suyos, temporalmente, en Segunda División B.

No le quedó otra a La Nucía que volcarse en busca de marcar dos tantos. El 0-0 de la ida aseguraba que la eliminatoria se acabaría con el tiempo reglamentario y lo que decidiera añadir el árbitro.

El Linares, lejos de encerrarse durante más de media hora, buscó sus opciones y Chendo, en un mano a mano con Óscar, tuvo en sus botas el 0-2 que habría sido, esta vez sí, prácticamente definitivo, pero el portero supo tapar bien el hueco y evitó el tanto.

Los últimos 20 minutos de juego sí que fueron de claro color rojillo. El equipo local no podía hacer otra cosa que volcarse y el Linares trató de hacerse fuerte atrás gracias a las dimensiones del campo con nueve jugadores en línea defensiva. Primero avisó Fofo con un remate de cabeza que se marchó alto, y al minuto, en un balón suelto en el área, David Torres igualaba el marcador.

Restaban 19 minutos y el descuento y la idea azulilla era clara: encerrarse atrás y demostrar su fortaleza defensiva, su mejor arma a lo largo de toda la temporada. Avanzaba el reloj y todo seguía igual. La Nucía no creaba ocasiones de peligro y los azuillos se mostraban tremendamente seguros con ese tipo de juego defensivo. Seis minutos de añadido, seis minutos para la gloria. Fue entonces cuando San Julián, a sus 40 años y en su último partido de profesional, en el 92 de encuentro, se puso la capa de héroe y, en una mala salida de Lopito, marcó un 2-1 que dejaba al Linares en Tercera.