El gran reto de educar a los menores en el uso de la red

Emelina Fernández, del Consejo Audiovisual, pide regular contenidos y publicidad

07 feb 2018 / 12:56 H.

Hay niños que, a los siete años, ya disponen de un móvil, y el 75% de los niños de 13 años tienen un smartphone propio, según los datos del último Barómetro Audiovisual de Andalucía. A ello se suma que el 95% de los menores de 18 años es usuario de una red social, sobre todo Whatsapp, seguida de Instagram y Facebook.

Esos son tan solo algunos de los datos que ofreció la presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), Emelina Fernández, durante la conferencia que impartió, invitada por el Instituto de Estudios Giennenses, titulada “Adolescentes conectados, un reto educativo”. “Tenemos que ofrecer a los menores herramientas para que sepan interpretar y discriminar los contenidos de los mensajes que reciben a través de internet, que se enfrenten a ellos con un sentido crítico y que sepan actuar y defenderse ante este aluvión de información”, afirmó Fernández, que fue presentada por el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes.

Durante su intervención, explicó que una de las consecuencias de la revolución tecnológica que ha desencadenado la era digital es el acceso sin cortapisas de los menores a internet a edades cada vez más tempranas, donde se enfrentan a una ingente cantidad de mensajes de todo tipo. El “ineludible” reto educativo ante el imparable uso de la red es una tarea que, según puntualizó la presidenta del CAA, incumbe al conjunto de la sociedad: familias, poderes públicos, entidades reguladoras, y comunidad educativa, que debe ser “el pilar básico”. También citó otros datos del Barómetro Audiovisual de Andalucía, como el temor de los padres porque accedan a contenidos inapropiados para su edad, a que sufran ciberacoso o discriminación, al riesgo de que puedan ser estafados, o que establezcan contacto con personas desconocidas y puedan exponerse a pederastas.

De hecho, la mitad de los progenitores encuestados en el Barómetro considera que en internet proliferan mensajes que fomentan el odio por razones de raza, cultura o religión. En este sentido, consideró que la alfabetización mediática puede ser una estrategia eficaz de prevención de riesgos en el entorno digital para los menores de edad, por lo que insistió en la necesidad de incorporarla al sistema educativo reglado. También lamentó los pocos avances registrados, pese a incluirse en la agenda internacional desde hace años. Y llamó la atención sobre el “anacronismo” de que en España no exista una autoridad reguladora sobre el ámbito audiovisual de carácter estatal, y, en este punto, subrayó además la necesidad de una regulación sobre contenidos y publicidad en internet, para impedir el acceso de los menores a contenidos inadecuados.