URGENTE
  • CASTIGO. Los dos acusados muestran su conformidad en el Juzgado de lo Penal número 3.
    CASTIGO. Los dos acusados muestran su conformidad en el Juzgado de lo Penal número 3.

Un año y medio de cárcel, unos 1.100 euros de indemnización y 90 euros de multa. Ese es el castigo que recibirá el autor de un tiroteo registrado el 29 de agosto de 2016 en el barrio de La Magdalena. Fernando M. C. disparó con una escopeta contra una vivienda. Los perdigones alcanzaron a la propietaria en una pierna y acabaron con la vida de su perro, un dogo de grandes dimensiones. También ha sido castigado con 90 euros de multa Juan José M. C., conocido como “Cheíto”, por un delito de amenazas a la víctima. Y es que antes de que se produjera el tiroteo, el hombre amenazó a la dueña de la casa poniéndole una navaja en el vientre. Los dos acusados admitieron los hechos ante la magistrada Erika Ávila, del Penal 3. El acuerdo de conformidad alcanzado con la Fiscalía hace que ninguno pise la cárcel. Eso sí, la juez les dejó muy claro que tendrá que pagar las sanciones y la responsabilidad civil en un plazo máximo de nueve meses. “De lo contrario, tendrán que ingresar en prisión”, les advirtió su señoría.

Los hechos se remontan al verano de 2016, cuando una familia de la capital denunció en la Comisaría la desaparición de su hija, de tan solo 16 años. Los progenitores explicaron a los agentes que sospechaban que la joven podía estar viviendo con su compañero sentimental, un joven de 24 años. La Policía abrió una investigación y localizó a la chica en el domicilio indicado por los padres. En un primer momento, ella se negó a volver. Sin embargo, poco después, los policías consiguieron convencerla y la joven accedió voluntariamente a ser trasladada a la Comisaría hasta que sus progenitores se hicieran cargo de ella.

El novio de la joven no se tomó bien la decisión y acudió a las dependencias policiales a pedir explicaciones. Allí, se encontró con familiares de su pareja y hubo un primer enfrentamiento. Los agentes tuvieron que intervenir y detenerlo. Nada más pisar la calle, se dirigió al domicilio de la familia de su novia. El joven iba acompañado de dos primos, Fernando y Juan José M. C. El grupo se encontró con familiares de la chica y se produjo un nuevo altercado. Los parientes huyeron y se refugiaron en el domicilio de una vecina, ubicado en la calle Empedrada de La Magdalena. Los dos acusados llegaron a ese domicilio e intentaron entrar. La dueña no les dejó. Juan José le sacó una navaja y se la puso en el vientre. Ella le plantó cara. Su primo Fernando, que llevaba una escopeta, efectuó un único disparo hacia la puerta de la vivienda. Un perdigón alcanzó a la propietaria en una pierna. Una herida leve de la que tardó en curar una semana. Eso sí, el tiro dio de lleno a un perro que se encontraba en el interior de la casa y que tuvo que ser sacrificado.

Ayer, Fernando M. C. se declaró autor de un delito de lesiones leves, otro de daños y un tercero de tenencia ilícita de armas. El castigo para él es un año y medio de cárcel, más el pago de la indemnización por los daños ocasionados, incluida la muerte del animal. Para el otro implicado, la pena es una multa de 90 euros como autor de un delito de amenazas. La sentencia ya es firme.